22
Jue, Ago

La Rana Sorda (reflexión)

Comparte esta publicación:
Motivacionales
Tools
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

La Rana Sorda: Es una bonita historia para reflexionar sobre la influencia positiva o negativa que la opinión de otras personas puede tener en la consecución de nuestras metas...

La Rana Sorda

Un grupo de ranas viajaba por el bosque y, de repente, dos de ellas cayeron en un hoyo profundo. Todas las demás ranas se reunieron alrededor del hoyo.

Cuando vieron cuan hondo era el hoyo, le dijeron a las dos ranas en el fondo que, para efectos prácticos, se debían dar por muertas. Las dos ranas no hicieron caso a los comentarios de sus amigas y siguieron tratando de saltar fuera del hoyo con todas sus fuerzas.



Las otras ranas seguían insistiendo que sus esfuerzos serían inútiles.

Finalmente, una de las ranas puso atención a lo que las demás decían y se rindió. Ella se desplomó y murió. La otra rana continuó saltando tan fuerte como le era posible. Una vez más, la multitud de ranas le gritó que dejara de sufrir y simplemente se dispusiera a morir.

Pero la rana saltó cada vez con más fuerza hasta que finalmente salió del hoyo.

Cuando salió, las otras ranas le preguntaron: "¿No escuchaste lo que te decíamos?"

La rana les explicó que era sorda. Ella pensó que las demás la estaban animando a esforzarse más para salir del hoyo.

Moraleja

rana sordaLa opinión de las personas puede venir a nuestro favor, para animarnos. O pueden tener el objetivo de destruirnos, desanimarnos, hacernos desistir.

Hay que recibir con agrado siempre las exhortaciones, las palabras de apoyo, de ánimo, aquellas palmaditas que nos impulsan a seguir adelante aún en medio de las adversidades. Pero no siempre hay que prestar atención a aquellas personas que en nuestro camino solo sirven de tropiezo, de obstáculo para conseguir nuestros objetivos. Muchos se empeñarán siempre en buscar nuestro fracaso y se sentirán triunfantes al vernos derrotados o quedarnos a la mitad del camino en nuestros proyectos.

Cuántos jóvenes viven ahora frustrados, acomplejados, sin metas, sin objetivos... simplemente porque hicieron caso de palabras duras que recibieron incluso de sus mismos padres o maestros: ¡Eres un bueno para nada! ¡Eres un estorbo! ¡Eres un inútil! ¡Eres un fracasado! ¡No podrás!. Y simplemente escucharon, hicieron caso y se ahogaron.

Mucha gente se sale de la Iglesia, de los movimientos, grupos eclesiales porque en su mismo entorno encontraron el estorbo: ¿Para qué estás ahí?, "De qué te sirve ir a la Iglesia", "No podrás salirte de ese vicio", "Eres débil y no podrás cumplir", etc. Y no pudieron perseverar, se ahogaron en el intento.

A veces hay que prestar atención a las opiniones, pero cuando son para desanimarnos, para desistir en nuestros objetivos, simplemente hay que "hacerse el sordo".

Déjanos tus comentarios, con ellos enriquecerás nuestras publicaciones. Agradecemos tus aportes. Comparte en tus redes sociales.

 

Write a comment...
0 awesome comments!
Comparte esta publicación:
0
Shares
0
Shares