San Ambrosio, obispo y doctor de la Iglesia (7 de diciembre)

Comparte esta publicación:
Santoral
Tools
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

 Hoy, 7 de diciembre, la Iglesia celebra a San Ambrosio, obispo y doctor de la Iglesia...

 

Hoy, 7 de diciembre, la Iglesia celebra a San Ambrosio de Milán, nacido en Tréveris (Alemania) en el año 340. Fue elegido obispo de Milán en el año 374. San Agustín fue un asiduo oyente de los sermones de San Ambrosio. Escribió muchos libros y, como buen pastor, le gustaba enseñar cantos litúrgicos a su pueblo. Por eso compuso un buen número de himnos, algunos son todavía familiares en la liturgia ambrosiana. Fue él quien introdujo en occidente el canto alternado de los salmos. Fue un destacado arzobispo de Milán, y un importante teólogo y orador. Es uno de los Padres de la Iglesia y uno de los más famosos doctores que la Iglesia de occidente tuvo en la antigüedad, junto con san Agustín, san Jerónimo y san León.  Murió en el año 397, en Milán, Italia.

 

Vida de San Ambriosio.

San Ambrosio nació en Tréveris, Alemania, en el año 340. Su padre, que era romano y prefecto del pretorio de las Galias, murió cuando Ambrosio era todavía muy niño. Su madre regresó a Roma, donde Ambrosio recibió una educación orientada hacia el derecho, además de la moral, artística y religiosa. El joven aprendió griego, llegó a ser un buen poeta, se especializó en hablar muy bien en público. 

Alrededor del 370 fue constituido gobernador de la Liguria y la Emilia, con residencia en Milán. En el 374, a la muerte del obispo de Milán, que era pro arriano, la elección del sucesor se presentaba difícil a causa de las luchas entre arrianos y católicos. Esa elección, según la costumbre establecida, debían hacerla el clero y el pueblo. Hubo disputas;  y un día, mientras el clero deliberaba en la parte superior de la basílica catedral, y el pueblo aguardaba abajo la decisión con una actitud que fácilmente podían degenerar en motín, el gobernador creyó deber suyo presentarse en medio de los fieles para hablarles y tranquilizarles. Apenas había terminado su exhortación, cuando se oyó una voz infantil, que decía: "Ambrosio, obispo". "¡Ambrosio, obispo!", empezó a gritar la muchedumbre. Y el clero se unió a la aclamación general. De común acuerdo arrianos y católicos aclamaron como obispo a Ambrosio, aunque éste se resistió inicialmente, pues aún no había recibido el bautismo; pero sus electoras solicitaron la autorización del papa. Recibió el bautismo y luego, a los ochos días, la ordenación episcopal, el 7 de diciembre del 374 probablemente. Con esta ocasión distribuyó a los pobres y a la Iglesia todos sus bienes. La primera tarea del elegido fue aplicarse a adquirir, bajo la guía del presbítero Feliciano, un conocimiento profundo de la Escritura, a nutrirse de la exégesis de Filón y sobre todo de Orígenes, tarea que le resultaba fácil por su soltura en el griego. La meditación y la oración acabaron por hacer madurar su formación teológica y prepararlo para su actividad pastoral

Más guerrero que intelectual fue el primer cristiano en conseguir que se reconociera el poder de la iglesia por encima de la del estado. 

Ambrosio mantuvo una lucha firme contra el paganismo, consiguiendo por ejemplo que no se restituyera a su antiguo lugar en el Senado la estatua pagana de la Victoria y desterrar a los paganos de la vida política; y contra el arrianismo, por ejemplo resistiendo al poder imperial cuando la emperatriz quería ceder una iglesia de Milán a los arrianos. Fue también firme en su actitud con el emperador católico Teodosio, a quien exigió en una ocasión que hiciera penitencia pública, pronto debidamente cumplida, por unas matanzas que había ordenado en Tesalónica (se habló de siete mil muertos) en represalia a unos levantamientos ocurridos allí; el orden de la sociedad civil, decía, corresponde a la potestad civil, y a ella se someten también los obispos; pero el cuidado del pueblo cristiano corresponde a sus pastores, y también a ellos corresponde el juicio moral de las decisiones políticas que toma un cristiano. Sus relaciones con el emperador, que en más de una ocasión le pidió consejo, fueron sin embargo buenas.

Ambrosio cuidó de liquidar el arrianismo cisalpino. Intervino en la elección de obispos, como el de Sirmium, cuya ortodoxia conocía bien. Después ejerció su influencia ante los emperadores, desde Valentiniano I hasta Graciano, para conjurar las últimas contraofensivas del arrianismo.

Cuando la influencia del obispo de Milán sobre el emperador fue decreciendo, él consagró su tiempo a la vida interna de la Iglesia, intensificó el culto de los mártires, descubrió los restos de Nazario y de Celso (después los de Gervasio y Protasio), creó nuevas sedes episcopales y nombró sus titulares. 

Como escritor, su obra más voluminosa es el comentario al evangelio de San Lucas; este pastor es al mismo tiempo un liturgo, que nos ha dejado dos refritos de la catequesis bautismal y mistagógica, que enriquecen nuestro conocimiento de la liturgia de Milán. Al canto alterno de los salmos, añadió una innovación: himnos, que en adelante florecerían en Milán. Aunque pudo componer él mismo algunos, la mayoría de los textos le son atribuidos indebidamente. Está considerado como el fundador de la himnología litúrgica en Occidente

 

 Ambrosio murió en Milán el 4 de abril del 397 y su fiesta se celebra el 7 de diciembre.

 

Algunas frases importantes de San Ambrosio

  • «Las lágrimas no piden perdón, lo merecen»
  • «El emperador está en la iglesia, no sobre la iglesia»
  • «Por medio de la justicia, la verdad se cierne sobre las ruinas de las opiniones que antiguamente gobernaban el mundo»
  • «La trampa del demonio no te hará caer, a menos que ya estés mordiendo el anzuelo del diablo»

 

Fuentes: Hamman, Adalbert-G, Para leer los Padres de la Iglesia, Editorial Desclée de Brouwer, Bilbao, 2009; Enrique, Moliné, Los Padres de la Iglesia, Ediciones Palabra, Madrid, 1986; santopedia.com

 

Write a comment...
0 awesome comments!

Comparte esta publicación:
0
Shares
0
Shares