Rosario a la Virgen de Guadalupe

Comparte esta publicación:
Espiritualidad
Tools
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

El Santo Rosario a la Virgen de Guadalupe...

 

Rosario Guadalupano

 

Fuente: Adviento-Navidad 2020, Comisión Diocesana de Pastoral Litúrgica, Diócesis de Hermosillo, México.

 

En el contexto de las Celebraciones de Nuestra Señora de Guadalupe y la necesidad de orar por el cese de la Pandemia del Covid-19, nos encomendamos a Dios Padre Todopoderoso, rezando el Santo Rosario Guadalupano, para pedir la intercesión de nuestra Santísima Virgen María, bajo la advocación de Guadalupe. 

1- Señal de la Cruz

Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos, líbranos Señor Dios nuestro. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

2- Acto de Contrición

¡Dios mío!,
yo me arrepiento de todos los pecados que he cometido hasta hoy,
y me pesa de todo corazón, porque con ellos ofendí a un Dios tan bueno.
Propongo firmemente no volver a pecar
y confío que por tu infinita misericordia
me has de conceder el perdón de mis culpas
y me has de llevar a la vida eterna. Amén

3. Credo

Creo en Dios, Padre Todopoderoso,
Creador del cielo y de la tierra.
Creo en Jesucristo, su único Hijo, Nuestro Señor,
que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo,
nació de Santa María Virgen,
padeció bajo el poder de Poncio Pilato
fue crucificado, muerto y sepultado,
descendió a los infiernos,
al tercer día resucitó de entre los muertos,
subió a los cielos 
y está sentado a la derecha de Dios, Padre todopoderoso.
Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos.
Creo en el Espíritu Santo, 
la santa Iglesia católica,
la comunión de los santos,
el perdón de los pecados,
la resurrección de la carne
y la vida eterna. Amén 

 

Seleccionar misterios para cada día: [Gozosos] [Luminosos] [Dolorosos] [Gloriosos]

 

4. Misterios del Santo Rosario

Misterios Gozosos (lunes y sábado)  

I. La Anunciación del Ángel a la Virgen María ( o La Encarnación del Hijo de Dios)

Reflexión de la Fratelli Tutti: “Seamos hermanos con todos”

Durante décadas parecía que el mundo había aprendido de tantas guerras y fracasos y se dirigía lentamente hacia diversas formas de integración. Pero la historia da muestras de estar volviendo atrás. Se encienden conflictos anacrónicos que se consideraban superados, resurgen nacionalismos cerrados, exasperados, resentidos y agresivos. En varios países una idea de la unidad del pueblo y de la nación, penetrada por diversas ideologías, crea nuevas formas de egoísmo y de pérdida del sentido social enmascaradas bajo una supuesta defensa de los intereses nacionales.

La globalización unifica al mundo pero divide a las personas y a las naciones, porque «la sociedad cada vez más globalizada nos hace más cercanos, pero no más hermanos». Estamos más solos que nunca en este mundo masificado que hace prevalecer los intereses individuales y debilita la dimensión comunitaria de la existencia y deja en pie únicamente la necesidad de consumir sin límites y la acentuación de muchas formas de individualismo sin contenidos.

Ofrecimiento: Este primer misterio lo ofrecemos por las familias de nuestra comunidad, especialmente por las que pasan por momentos difíciles de división, de enfermedad o de dolor.

 

II. La Visitación de María a su prima Santa Isabel

Reflexión de la Fratelli Tutti: “María nos invita a buscar el bien común de todos”

El Papa Francisco nos invita a rescatar el sentido de humanidad que se va devaluado y que provoca que entremos en una peligrosa dinámica de descarte y exclusión: “No se considera ya a las personas como un valor primario que hay que respetar y amparar, especialmente si son pobres o discapacitadas, si “todavía no son útiles” —como los no nacidos—, o si “ya no sirven” —como los ancianos—. Nos hemos hecho insensibles a cualquier forma de despilfarro, comenzando por el de los alimentos, que es uno de los más vergonzosos» de nuestra sociedad”.

Ofrecimiento: Hermanos y hermanas, en este día de oración ponemos en las manos de la Virgen de Guadalupe a las personas más vulnerables de la comunidad, que por su condición son descartadas como si fueran algo provisorio.

 

III. El Nacimiento del Hijo de Dios en el portal Belén

Reflexión de la Fratelli Tutti: “Todo ser humano posee dignidad”

El dialogo es el camino más adecuado para llegar a conocer a aquello que debe ser afirmado y respetado, y que está más allá del consenso circunstancial. Necesitamos un dialogo iluminado por razones, argumentos, perspectivas y aportes de diversos saberes. Por eso, el mismo ser humano tiene la misma dignidad inviolable en cualquier época de la historia y nadie puede sentirse autorizado por las circunstancias negar esta convicción.

Ofrecimiento: Te ofrecemos, por manos de la Virgen, los esfuerzos por construir la vida de las familias como espacios de vida y amor. Que estos sean espacios donde se cultiven los grande valores humanos y cristianos de frente a una sociedad relativista, consumista y discriminatoria.

 

IV. La Presentación de Jesús en el Templo

Reflexión de la Fratelli Tutti: “María de Guadalupe nos invita a aprender las lecciones de la pandemia”

Es verdad que una tragedia global como la pandemia de Covid-19 despertó durante un tiempo la consciencia de ser una comunidad mundial que navega en una misma barca, donde el mal de uno perjudica a todos. Recordamos que nadie se salva solo, que únicamente es posible salvarse juntos. [...] Pasada la crisis sanitaria, la peor reacción sería la de caer aún más en una fiebre consumista y en nuevas formas de autopreservación egoísta. Ojalá que al final ya no estén “los otros”, sino sólo un “nosotros”. Ojalá no nos olvidemos de los ancianos que murieron por falta de respiradores, en parte como resultado de sistemas de salud desmantelados año tras año. Ojalá que tanto dolor no sea inútil, que demos un salto hacia una forma nueva de vida y descubramos definitivamente que nos necesitamos y nos debemos los unos a los otros, para que la humanidad renazca con todos los rostros, todas las manos y todas las voces, más allá de las fronteras que hemos creado.

Ofrecimiento: Tengamos presente a todas aquellas personas que se han visto afectadas en todos los sentidos por la pandemia del Covid-19, pidamos a nuestra Madre Santísima de Guadalupe les dé el consuelo y la fortaleza necesaria para salir adelante

 

V. El Niño Jesús perdido y hallado en el Templo

 Reflexión de la Fratelli Tutti: “Ante los conflictos y miedos, nuestra Madre de Guadalupe nos fortalece”

La situación de nuestra sociedad es cada vez más desoladora; surgen cada día nuevos problemas que perjudican a la persona humana y a los tejidos sociales. El Papa Francisco, en su nueva encíclica, presenta lo siguiente: «Guerras, atentados, persecuciones por motivos raciales o religiosos, y tantas afrentas contra la dignidad humana se juzgan de diversas maneras según convengan o no a determinados intereses, fundamentalmente económicos [...] Se crean nuevas barreras para la autopreservación, de manera que deja de existir el mundo y únicamente existe “mi” mundo, hasta el punto de que muchos dejan de ser considerados seres humanos con una dignidad inalienable y pasan a ser sólo “ellos”».

Ofrecimiento: Tengamos presente a nuestra sociedad que se ha visto afectada por la cultura de los muros, teniendo como consecuencia la división y la indiferencia, pidamos a nuestra Madre la Virgen de Guadalupe que ayude a toda la humanidad a vivir con intensidad la fraternidad, el diálogo y la solidaridad.

Ir a oraciones finales

 

Misterios Luminosos (jueves)

I. El Bautismo de Jesús en el Jordán

Reflexión de la Fratelli Tutti: “Pausa del tiempo, para volver al sentido de la vida”

El mundo avanzaba de manera implacable hacia una economía que procuraba reducir los “costos humanos para que todo estuviera asegurado. Pero el golpe duro e inesperado de esta pandemia obligó volver a pensar en los seres humanos, en todos, más que en el beneficio de algunos. «Nos hemos alimentado con sueños de esplendor y grandeza, terminado comiendo distracción, encierro y soledad; nos hemos empachado de conexiones y hemos perdido el sabor de la fraternidad. El dolor, la incertidumbre, el temor y la conciencia de los propios límites que despertó la pandemia, hacen resonar el llamado a repensar nuestros estilos de vida, nuestras relaciones, la organización de nuestras sociedades y sobre todo el sentido de nuestra existencia.

Ofrecimiento: Padre, te ofrecemos, por medio de nuestra Madre María, el tiempo que nos has ayudado a pensar en nuestros límites, fortalezas y en la oportunidades para volver a nuestra vida; los espacios de encuentro que nos has brindado en nuestro hogar porque desde ahí podemos volver a nuestras raíces, historias y a la vida de la humanidad donde encontramos el sabor y gusto de ser una sola familia humana que comparte lo que es y lo que tiene. Recíbelo como amor

 

II. La Autorrevelación de Jesús en las Bodas de Caná

Reflexión de la Fratelli Tutti: “Construir puentes para unir a la humanidad”

El avance de la tecnología es muy significativo en nuestro tiempo. Podemos constatar que la comunicación por medio de la conexión digital ha avanzado, al grado de que podemos acortar o desaparecer las distancias para comunicarnos. Esta situación ciertamente ha llevado a perder mucho de la comunicación humana que se vive a través del encuentro con el otro porque se ve limitada y corre el riesgo de perder las relaciones interpersonales auténticas. La conexión digital no basta para tender puentes, no alcanza para unir a la humanidad. El Papa Francisco al contemplar esta realidad insiste en que “hacen falta gestos físicos, expresiones del rostro, silencios, lenguajes corporales, y hasta el perfume, el temblor de las manos, el rubor, la transpiración, porque todo esto habla y forma parte de la comunicación humana”.

Ofrecimiento: Ofrecemos este misterio por todas personas que utilizan la conexión digital para construir puentes que nos ayuden a unir a las familias y trabajar por el bien común.

III. El Anuncio del Reino de Dios

Reflexión de la Fratelli Tutti: “Llamados a cuidarnos unos a otros”

Todos los días, en muchos lugares del mundo y de nuestra comunidad, hay hombres y mujeres heridos, enfermos, maltratados, víctimas de violencia, personas abandonas en el camino. A quienes continuamente ignoramos o, en el mejor de los casos, damos una moneda. Nuestra sociedad está enferma, prefiere ignorar estos casos para evitar molestias. Es una sociedad que se ha construido de espaldas al dolor para no perturbarse. El relato del buen samaritano nos invita a hacer resurgir nuestra vocación al cuidado de todos. Así, de poco en poco, pero con atención y cuidado reconstruir el sueño de Dios: una vida digna para todos sus hijos e hijas. Todos somos frágiles, a pesar de eso no podemos dejar que nadie se quede “a un costado de la vida”, es decir, nadie debe vivir en el sufrimiento y el dolor. Ante tanto dolor, ante tanta herida, la única salida es ser como el buen samaritano.

Ofrecimiento: La pandemia nos ha enseñado que muchas veces somos discípulos temerosos, incrédulos o arrogantes y que, a pesar de ver el sufrimiento, corremos o ahuyentamos de la comunidad a quien más nos necesita, también nos ha enseñado a mostrarnos como hermanos y hermanas en el camino. Ofrecemos este rosario por quienes en este tiempo van aprendiendo a ser discípulos y discípulas que tienden la mano al necesitado. María de Guadalupe, recibe los pequeños gestos de ayuda que vamos dando en la comunidad.

IV. La Transfiguración de Jesús

Reflexión de la Fratelli Tutti: “Llamados al amor fraterno”

Tratemos de juntos recordar el relato evangélico del buen samaritano (si se cree conveniente lo leemos Lucas 10, 25-37) Aunque fue escrito hace 2000 años, es un relato que narra la historia de siglos: hemos vivido en un mundo donde nos hacemos sordos, mudos e indiferentes ante el sufrimiento de los hermanos y hermanas. Dios, desde Caín (Gn 2, 9) hasta nuestros días, pasando por este relato, nos pregunta por nuestro prójimo. Dios nos hizo capaces de crear un estilo de vida que se oriente a superar las enemistades y a cuidarnos unos a otros. El llamado principal de Dios es al amor fraterno, entre todos sus hijos e hijas, sin discriminar, sin juzgar, sin ver el pasado, porque al amor no le importa si el hermano o hermana herida es de aquí o es de allá.

Ofrecimiento: La pandemia ha modificado nuestro estilo de vida diaria, pero no nuestra fe en el Dios de la vida, ni tampoco nuestro cariño por María de Guadalupe. Ofrecemos este rosario por los hombres y mujeres de nuestra comunidad que dedican su tiempo y fuerza en atender a los enfermos: llevarles de comer, bañarlos, conseguir sus medicamentos, llevarles despensas, ir a platicar con ellos… Para que estos servidores y servidoras sigan llenando de alegría y esperanza la casa de los heridos, los enfermos, los necesitados. Decimos todos: María de Guadalupe enséñanos a cuidarnos unos a otros a ejemplo de Jesús.

V. La Institución de la Eucaristía

 Reflexión de la Fratelli Tutti: “Una nueva oportunidad para comenzar”

Hoy estamos ante la gran oportunidad de manifestar nuestra esencia fraterna, de ser otros samaritanos que comparten el dolor de los demás. Es el tiempo de buscar a otros y de hacernos cargo de la realidad que nos corresponde, sin miedo al dolor y a la impotencia, porque allí está todo lo bueno que Dios ha sembrado en el corazón del ser humano. Pero no lo hagamos solos, ayudemos y dejémonos ayudar por lo demás, cuidemos de la fragilidad de cada hombre, de cada mujer, de cada niño, de cada anciano, seamos buenos samaritanos unos a otros.

Ofrecimiento: Ofrecemos este misterio por nuestra comunidad parroquial, que hace el esfuerzo de evangelizar y celebrar la Eucaristía aún en estas épocas difíciles, en especial lo ofrecemos por loa agentes de pastoral que entregan su vida al servicio.

Ir a oraciones finales

 

Misterios Dolorosos (martes y viernes)

I. La Oración de Jesús en el Huerto de Getsemaní

Reflexión de la Fratelli Tutti: “Creados por el amor, llamados a crear vínculos”

Estamos hechos de tal manera que no nos realizamos, no nos desarrollamos ni podemos encontrar nuestra plenitud si no es en la entrega sincera de sí mismo a los demás. Ni siquiera llegar a reconocer a fondo nuestra propia verdad si no es en el encuentro con los otros; solo nos comunicamos realmente con nosotros mismos en la medida en que nos comunicamos con el otro. Desde la intimidad de cada corazón, el amor crea vínculos y amplía la existencia cuando saca a la persona de sí misma hacia el otro. Hechos para el amor, hay en cada uno de nosotros una ley: salir de sí mismo para hallar en otro un crecimiento de su ser. Por ello en cualquier caso el hombre tiene que salir de sí mismo.

Ofrecimiento: Ofrecemos este misterio por todos lo que con la audacia del discípulo misionero, se acercan a los enfermos, salen a su encuentro en los hospitales, en las comunidades marginadas, y tocan tantos rostros sufrientes, en su cuerpo y en su espíritu, es especial por los ministros de la comunión y de la salud de nuestra parroquia.

II. La Flagelación de Jesús atado a la columna

Reflexión de la Fratelli Tutti: “Hagámonos próximos unos de otros”

Jesús no nos invita a preguntarnos quiénes son los que están cerca de nosotros, quién es nuestro prójimo, sino a volvernos nosotros cercanos, prójimos. La propuesta de Jesús es la de hacernos presentes ante el que necesita ayuda sin importar lugar de procedencia, color o religión. Esta invitación es concreta: dejar de lado todo indiferencia y, ante el sufrimiento volvernos cercanos ante cualquier hermano. Somos llamados a volvernos prójimos de los otros, a reconocer al mismo Cristo en cada hermano abandonado o excluido.

Ofrecimiento: Ofrecemos este misterio por todos los maestros, niños y padres de familia que en estos momentos de pandemia se están esforzando por seguir adelante en su estudio y actividades propuestas. También por los padres de familia que hacen trabajo que en equipo para que sus hijos sigan aprendiendo a distancia.

III. La Coronación de Espinas

Reflexión de la Fratelli Tutti: “Seamos samaritanos”

El papa Francisco nos dice que nuestra familia humana necesita aprender a vivir juntos en armonía y paz sin necesidad de que tengamos que ser todos igualitos. También nos invita a ser como el buen samaritano que es libre de todo rótulo y estructura, fue capaz de interrumpir su viaje, de cambiar su proyecto, de estar disponible para abrirse a la sorpresa del hombre herido que lo necesitaba.

Ofrecimiento: Te ofrecemos, Señor, este misterio por todas las personas que trabajan en el sector de Salud, que se han hecho samaritanos de nuestros hermanos que han sufrido la enfermedad de coronavirus.

IV. Jesús con la Cruz a Cuestas camino del Calvario

Reflexión de la Fratelli Tutti: “El individualismo es el virus más difícil de vencer”

El individualismo no nos hace más libre, más iguales, más hermanos. La mera suma de los intereses individuales no es capaz de generar un mundo mejor para toda la humanidad. El individualismo nos engaña, nos hace creer que todo consiste en dar rienda suelta a las propias ambiciones, como así acumulando ambiciones y seguridades individuales pudiéramos construir el bien común.

Ofrecimiento: Señor te ofrecemos este misterio por todas las personas que se dejan llevar por el individualismo, que rompe la vida de nuestras comunidades, que dejan sólo a Jesús con la cruz.

V. La crucificción y muerte de Jesús

 Reflexión de la Fratelli Tutti: “La maestra de la vida, nos educa desde el aula de la crisis sanitaria”

Olvidar las lecciones de la historia, «maestra de vida». Pasada la crisis sanitaria, la peor reacción sería una fiebre consumista y en nuevas formas de autopreservación egoísta. Ojalá no nos olvidemos de los ancianos que murieron por falta de respiradores. Ojalá que tanto dolor no sea inútil, que demos un salto hacia una forma nueva de vida y descubramos definitivamente que nos necesitamos y nos debemos los unos a los otros, para que la humanidad renazca con todos los rostros, todas las manos y todas las voces, más allá de las fronteras que hemos creado.

Ofrecimiento: Por María de Guadalupe tu Madre; te ofrecemos Señor a nuestros hermanos que se han aproximado en nuestro camino de la vida y nos han mostrado que vale la pena vivir y que nada es inútil. Te ofrecemos: las manos que han alimentado, los pies que han salido a nuestro encuentro, las voces que nos han alimentado la esperanza y los rostros de aquellos que entregaron su vida sin respirador y sin familia; los sufrimientos de las familias que han mostrado una forma diferente de creer y de vivir.

Ir a oraciones finales

 

Misterios Gloriosos (miércoles y domingo)

I. La Resurrección del Hijo de Dios

Reflexión de la Fratelli Tutti: “El perdón que nos abraza a todas y a todos”

El perdón y la reconciliación son temas fuertemente acentuados en el cristianismo y, de diversas formas, en otras religiones. El riesgo está en no comprender adecuadamente las convicciones creyentes y presentarlas de tal modo que terminen alimentando el fatalismo, la inercia o la injusticia, o por otro lado la intolerancia y la violencia. Jesucristo nunca invitó a fomentar la violencia o la intolerancia. Él mismo condenaba abiertamente el uso de la fuerza para imponerse a los demás: «Ustedes saben que los jefes de las naciones las someten y los poderosos las dominan. Entre ustedes no debe ser así» (Mt 20,25-26). El Evangelio pide perdonar «setenta veces siete» (Mt 18,22) y nosotros en medio de todo estamos llamados a perdonar para encontrarnos con el prójimo y manifestar así la resurrección de Jesús.

Ofrecimiento: Ofrecemos este misterio, por aquellos que no comprendemos, con los que no pensamos igual, los que nos ofenden y ofendemos, por todos aquellos que deberíamos amar más.

II. La Ascensión de Nuestro Señor Jesucristo al cielo

Reflexión de la Fratelli Tutti: “Los migrantes: el sueño de un futuro mejor con dignidad”

Muchas personas con el sueño de un futuro mejor y de crear las condiciones para que se haga realidad se ven en la necesidad de emigrar a otros países buscando oportunidades para ellos y para sus familiares. Ante esta realidad el Papa Francisco en su Encíclica Fratelli Tutti dice que lo primero que “hay que reafirmar es el derecho a no emigrar, es decir, a tener las condiciones para permanecer en la propia tierra” (FT 38). Sin embargo, se tiene que considerar que muchas personas escapan de la guerra, de persecuciones, de la violencia o de catástrofes naturales por lo que se ven obligados a emigrar a otros países y con esto, se exponen con frecuencia a lo largo de su viaje a las redes de la muerte del narcotráfico, de la violencia, de la trata de personas y muchas de las veces también al rechazo. Ante esta realidad el Papa Francisco nos invita a promover la cultura del encuentro, valorar, reconocer y sobre todo no olvidar que tienen la misma dignidad como toda persona. “Nunca se dirá que no son humanos, pero en la práctica, con las decisiones y el modo de tratarlos, se expresa que se les considera menos valiosos, menos importantes, menos humanos” (FT 39). Tenemos que evitar ciertas actitudes frente a los hermanos y hermanas migrantes: no ser “seres intolerantes, cerrados y quizá sin darnos cuenta, incluso racistas” (FT 41). Tenemos que asumir ante ellos nuestro sentido de responsabilidad fraterna.

Ofrecimiento: Ofrecemos este misterio por todas las personas que luchan por los derechos de los migrantes, para que sean considerados personas dignas y con derecho de participar en la vida social y se hagan valer sus derechos en todo lugar y todo momento.

III. La Venida del Espíritu Santo

Reflexión de la Fratelli Tutti: “María de Guadalupe nos anima al servicio del bien común”

Para hacer posible el desarrollo de una comunidad capaz de realizar la fraternidad a partir de pueblos y que vivan la amistad social, hace falta la mejor política puesta al servicio del verdadero bien común.

Ofrecimiento: Ofrecemos este misterio por quienes inspirados por el Espíritu Santo acompañan procesos comunitarios de servicio al bien común.

IV. La Asunción de la Virgen María al Cielo

Reflexión de la Fratelli Tutti: “María nos ayuda a buscar la salvación para todos y todas”

El Papa Francisco insiste en reconocernos como hermanos en un mundo globalizado en el que no podemos dejar a un lado a pueblos y comunidades que están sufriendo el empobrecimiento, la violencia y el abandono. “Necesitamos desarrollar esta conciencia de que hoy o nos salvamos todos o no se salva nadie”. Desde una actitud de gratuidad estamos llamados a hacer el bien y ayudar a quien lo necesita sin esperar algo a cambio, simplemente porque es así también como Dios responde con nosotros.

Ofrecimiento: Ofrecemos este misterio por todos los pueblos y comunidades que están padeciendo los azotes de la pobreza, el hambre, la violencia y que son silenciados por los intereses de unos cuantos.

V. La Coronación de María como Reina y Señora de todo lo creado.

Reflexión de la Fratelli Tutti: “María nos enseña a amar y defender nuestra tierra”

El Papa Francisco nos invita a poner un pie siempre en nuestra propia tierra, es decir, en nuestra comunidad, en el lugar que nos ha dado identidad, en el que crecimos y caminamos acompañados por amigos y vecinos. Ese lugar es que estamos llamados a cuidar y defender porque es ahí donde también aprendimos a amar. El otro pie hay que ponerlo en el camino de la humanidad, en esos lugares de encuentro entre varias culturas para aprender a escucharnos y enriquecernos con la gran diversidad que Dios ha creado.

Ofrecimiento: Ofrecemos este misterio por la tierra donde crecimos, por todos los que viven en ella y que nos han enseñado a amarla y cuidarla. Que nuestra Madre Santísima que se hizo de nuestra tierra y cultura en el Tepeyac siga ayudándonos a protegerla.

 

5. Al terminar el 5° Misterio:  

Por las intenciones del Santo Padre, rezaremos un Padre Nuestro y tres Avemarías:

 Padre Nuestro, que estás en el cielo...

 Dios te salve María, Hija de Dios Padre, en tus manos encomendamos nuestra fe para que la ilumines, llena eres de gracia, el Señor es contigo...

Dios te salve María, Madre de Dios Hijo, en tus manos encomendamos nuestra esperanza para que la alientes, llena eres de gracia, el Señor es contigo...

 Dios te salve María, Esposa de Dios Espíritu Santo, en tus manos encomendamos nuestra caridad para que la inflames, llena eres de gracia, el Señor es contigo...

 Dios te salve, Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra: Dios te salve. A ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a ti suspiramos, gimiendo y llorando en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos y, después de este destierro, muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh clemente! ¡oh piadosa! ¡oh dulce Virgen María!

Ruega por nosotros santa Madre de Dios,

Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de nuestro Señor Jesucristo. Amén. 

Letanías a la Santísima Virgen María

Señor, ten piedad de nosotros      R/ Señor, ten piedad de nosotros
Cristo, ten piedad de nosotros       R/ Cristo, ten piedad de nosotros
Señor, ten piedad de nosotros      R/ Señor, ten piedad de nosotros

Cristo óyenos      R/ Cristo óyenos
Cristo escúchanos       R/ Cristo escúchanos

Dios Padre celestial     R/ ten piedad de nosotros
Dios Hijo redentor del mundo   R/ ten piedad de nosotros
Dios Espíritu Santo   R/ ten piedad de nosotros
Santísima Trinidad, que eres un solo Dios  R/ ten piedad de nosotros

* A todas las letanías siguientes responemos  R/ Ruega por nosotros

Santa María                         
Santa Madre de Dios,
Santa Virgen de las Vírgenes,
Madre de Cristo,
Madre de la Iglesia,
Madre de la Misericordia,
Madre de la divina gracia,
Madre de la Esperanza
Madre purísima,
Madre castísima,
Madre siempre virgen,
Madre inmaculada,
Madre amable,
Madre admirable,
Madre del buen consejo,
Madre del Creador,
Madre del Salvador,
Madre de misericordia,
Virgen prudentísima,
Virgen digna de veneración,
Virgen digna de alabanza,
Virgen poderosa,
Virgen clemente,
Virgen fiel,
Espejo de justicia,
Trono de la sabiduría,
Causa de nuestra alegría,
Vaso espiritual,
Vaso digno de honor,
Vaso de insigne devoción,
Rosa mística,
Torre de David,
Torre de marfil,
Casa de oro,
Arca de la Alianza,
Puerta del cielo,
Estrella de la mañana,
Salud de los enfermos,
Refugio de los pecadores,
Consuelo de los migrantes,
Consoladora de los afligidos,
Auxilio de los cristianos,
Reina de los Ángeles,
Reina de los Patriarcas,
Reina de los Profetas,
Reina de los Apóstoles,
Reina de los Mártires,
Reina de los Confesores,
Reina de las Vírgenes,
Reina de todos los Santos,
Reina concebida sin pecado original,
Reina asunta a los Cielos,
Reina del Santísimo Rosario,
Reina de la familia,
Reina de la paz.

V. Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
R. perdónanos, Señor.

V. Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
R. escúchanos, Señor.

V. Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
R. ten misericordia de nosotros.

V. Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios.
R. Para que seamos dignos alcanzar las promesas y gracias de nuestro Señor Jesucristo. Amén.


Oración al dios creador

Señor y Padre de la humanidad, que creaste a todos los seres humanos con la misma dignidad, infunde en nuestros corazones un espíritu fraternal.
Inspíranos un sueño de reencuentro, de diálogo, de justicia y de paz.
Impúlsanos a crear sociedades más sanas y un mundo más digno, sin hambre, sin pobreza, sin violencia, sin guerras.
Que nuestro corazón se abra a todos los pueblos y naciones de la tierra, para reconocer el bien y la belleza que sembraste en cada uno, para estrechar lazos de unidad, de proyectos comunes, de esperanzas compartidas.
Amén.


Dios nuestro, Trinidad de amor, desde la fuerza comunitaria de tu intimidad divina derrama en nosotros el río del amor fraterno.
Danos ese amor que se reflejaba en los gestos de Jesús, en su familia de Nazaret y en la primera comunidad cristiana.
Concede a los cristianos que vivamos el Evangelio y podamos reconocer a Cristo en cada ser humano, para verlo crucificado en las angustias de los abandonados y olvidados de este mundo y resucitado en cada hermano que se levanta.
Ven, Espíritu Santo, muéstranos tu hermosura reflejada en todos los pueblos de la tierra, para descubrir que todos son importantes, que todos son necesarios, que son rostros diferentes
de la misma humanidad que amas.
Amén.

 

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén 


 Ayúdanos compartiendo nuestras publicaciones en tus redes sociales y dejándonos tus comentarios...

 

 

Write a comment...
0 awesome comments!

Comparte esta publicación:
0
Shares
0
Shares