15
Mié, Jul

La Oración en Familia para los tiempos de Pandemia (covid-19)

Comparte esta publicación:
Espiritualidad
Tools
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Los tiempos de confinamiento o cuarentena son una ocasión propicia para la oración en familia...

La Oración en Familia durante los tiempos de Pandemia (covid-19)

(Por Ing Mardoqueo G. Sánchez)

 

Para muy pocos será extraño ya el término “confinamiento” o “cuarentena”. Sobre el coronavirus o covid-19 estamos bastante familiarizados en todo el planeta y estamos viviendo y viendo los efectos devastadores en toda la sociedad. Una alta proporción de los habitantes del planeta estamos en cuarentena, confinados o encerrados en nuestras casas para protegernos, porque allá afuera huele a contagio, a muerte, a peligro. 



Y cuando hablamos de confinarnos y cerrar nuestras casas, necesariamente tenemos que aceptar la triste realidad de que también se cerraron las iglesias y que todos los que profesamos nuestra fe católica o no católica hemos tenido que conformarnos con ver por televisión, escuchar por la radio o seguir desde las redes las celebraciones litúrgicas de nuestras parroquias.

La religiosidad ha sufrido un giro muy grande en la forma de celebrar su fe. No hay celebración comunitaria de los sacramentos; pero hay muchas cosas que se están rescatando dentro del seno familiar, y uno de ellos es la Oración en Familia.

La excusa recurrente para no orar en familia ha sido las ocupaciones laborales de cada miembro de la misma. Unos trabajando, otros estudiando, con horarios diferentes y era difícil coincidir en una hora para orar juntos. Pues eso ahora no es tanto el problema pues, con toda la familia permaneciendo bajo el mismo techo, hoy sí tienen el espacio para hacerlo con más fe, perseverancia y devoción. Y es el momento para que, quienes no lo están haciendo aún, tomen la iniciativa, desde los padres de familia convocando a sus hijos para que a ciertas horas del día todos se reúnan para orar o sentarse en torno a la Palabra y compartirla.

Fíjense bien en los empresarios, están innovando y recurriendo a todos los recursos posibles para seguir laborando desde sus hogares, tanto así que las videoconferencias o videollamadas se han vuelto muy comunes y frecuentes. Pues también para la vivencia de la espiritualidad, muchos religiosos y religiosas están recurriendo a estas herramientas. Hay movimientos, comunidades o grupos de iglesia que no se han quedado con los brazos cruzados, sino que han innovado y a través de videoconferencias siguen desarrollando algunas actividades, entre ellas, la oración.

Pues también en la familia. Hay muchos casos de familias que han quedado divididas porque la cuarentena los tomó a unos en un país y a otros en el extranjero. Hay familias que están en el mismo país, pero en ciudades diferentes porque por las mismas restricciones de movilidad no se han podido reunir todos bajo un mismo techo. Pero también aquí se puede innovar, y muchos ya lo están haciendo. Las videoconferencias son un medio para reunirá a toda la familia, independientemente de dónde esté cada uno de sus miembros. Y ese recurso es más que suficiente para usarlo también para orar juntos. No hay excusas de que, por la separación de sus miembros, la familia no pueda reunirse.

Hay muchos recursos y momentos que se pueden aprovechar para orar en familia. He aquí algunas propuestas:

  1. Rezo del Santo Rosario a la Virgen María. El arma más eficaz para defendernos del maligno en estos tiempos de pandemia, cuando no podemos participar de la Santa Misa, es el rezo del Santo Rosario. Y si es en familia, mucho mejor. Los que ya se lo saben lo ponen en práctica, y los que no se lo saben, pues así lo aprenden, rezando. Es un bello momento que debe aprovecharse para enseñarle a rezar a los más pequeños de la casa, y muchas veces son ellos los más ansiosos y quienes están recordando a los mayores el momento de reunirse para rezar.
    Es bueno hacer un altar con una imagen de la Virgen María, de cualquier advocación, para convocar a la familia.
    Lea una guía completa de cómo rezar el Santo Rosario Aquí.

  2. Rezo de la Liturgia de las Horas. Es una oración bellísima y parte de las riquezas más grandes que tiene nuestra Santa Iglesia. Pero es también una oración que se le ha dejado casi exclusivamente a sacerdotes, religiosos y religiosas, cuando en realidad es también una oración para el pueblo de Dios. Orar con los salmos en familia es una experiencia que debe vivirse ahora más que nunca en el seno de las familias. Y si no se tienen los libros, nosotros publicamos todos los días las laudes, vísperas y completas. También existen aplicaciones que se pueden instalar en sus móviles. Y si se tiene dudas de cómo rezarla, pues en youtube hay una gran cantidad de vídeos con explicaciones sobre cómo hacerlo. Busca AQUÍ las laudes, vísperas y completas para cada día.

  3. Bendición de alimentos. Como la mayoría de los miembros de la familia ahora desayunan, almuerzan y cenan bajo el mismo techo, es oportunidad para sentarse junto a una mesa común y compartir como familia los sagrados alimentos. Pero es también la oportunidad de bendecir y dar gracias a Dios por el pan que compartimos y enseñar a los más pequeños del hogar a hacer lo mismo. Son pequeños detalles que no deben quedar desapercibidos.

  4. Lectura de la Palabra de Dios. Dios habla a través de los acontecimientos y sin duda que lo está haciendo por medio de esta crisis que se ha desatado por el coronavirus. Pero también nos habla directamente en las Sagradas Escrituras. Hoy es tiempo de reunir a la familia en torno a la Palabra de Dios, leerla y compartir su mensaje. Es más, los que desen orar con la Palabra, pueden hacerlo siguiendo el métdo de la Lectio Divina.

  5. Participación en las celebraciones litúrgicas transmitidas a través de las redes sociales o medios de comunicación. La mayoría de las parroquias, si no es que todas, están haciendo uso de esos recursos para llevar hasta nuestros hogares las diferentes celebraciones litúrgicas, especialmente la Santa Misa, buscando la forma de alimentar a cada uno de sus parroquianos y mantenerlos unidos, aunque no estén presentes físicamente en cada templo donde se realizan las celebraciones. Hay muchos hogares en los que la familia entera se reune frente a la pantalla de televisión, ponen un crucifijo y una vela a a hora de la transmisión de la Santa Misa, para participar de esa forma en la celebración litúrgica a determinadas horas del día, especialmente los domingos.

También te puede interesar: 

Recordemos que en estos tiempos difíciles, hay gente que decía no creer en Dios y ahora quieren creer. Hay gente que no asístía a la Iglesia, y hoy que los templos están cerrados, sienten el enorme deseo de estar ahí. Pues hoy es el momento de aprovechar a esos miembros de nuestras familias que están en esas condiiones y acercarlos a Dios a través de la oración en familia.

Si tienes alguna otra idea de cómo hacer oración en famila, o cómo están orando en tu hogar en estos tiempos del coronavirus, manifiéstalo en un comentario al final de esta página y comparte nuestra publicación en tus redes sociales.


 



Te recomendamos leer también: 


Write a comment...
0 awesome comments!
Comparte esta publicación:
0
Shares
0
Shares