23
Mié, Oct

El Santo Rosario a la Virgen María

Comparte esta publicación:
Espiritualidad
Tools
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

El Santo Rosario a la Virgen María, una guía completa de cómo rezarlo...

 

El Santo Rosario a la Virgen María
Guía Práctica para rezarlo

 

El Rosario es una Corona de Rosas. Cada Ave María es una rosa y cada rosario completo se convierte en una Corona de Rosas que le entregamos a nuestra madre celestial, pidiendo su intercesión. 

Se comenzó a rezar aproximadamente en el año 800 y en reiteradas ocasiones la Virgen María ha pedido que lo recemos por la conversión de los más pecadores.

Aquí les ofrecemos una guía de cómo rezarlo, esperando que las familias se unan con esta oración. Si la rosa es la reina de las flores, el Rosario es la rosa de todas las devociones y, por lo tanto, es una herramienta muy importante en nuestra batalla contra el Demonio. Familia que reza unida, permanece unida; hagamos un esfuerzo por unir a las familias por medio del rezo del Santo Rosario.


T= Todos;  D= Persona que dirige el Rosario.


Las oraciones que repetiremos en cada decena del rosario son el Padre Nuestro y el Ave María, además del Gloria y una jaculatoria o la oración que la Virgen de Fátima pidió a los pastorcitos que se rezara después de cada misterio. Se las copiamos aquí por aquellos que aún no se las saben de memoria o por quienes se las saben pero no de la manera correcta. Recordemos que, por ejemplo, ya no decimos en el Padre Nuestro "no nos dejes caer en tentación" sino "no nos dejes caer en la tentación". Otros tienden a cometer el error de decir en el gloria "como era en UN principio", como si hubiese más de un principio para todo lo creado. Es como era en EL principio.



El Padre Nuestro

D.-Padre Nuestro, que estás en el cielo,
santificado sea tu nombre;
venga a nosotros tu reino;
hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo.

T.- Danos hoy nuestro pan de cada día;
perdona nuestras ofensas,
como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden;
no nos dejes caer en la tentación,
y líbranos del mal.
Amén.

Ave María

D.- Dios te salve, María;
llena eres de gracia; el Señor es contigo;
bendita tú eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

T.- Santa María, Madre de Dios,
ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Gloria

D.- Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.

T- Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén

Oración de Fátima

T.- Oh Jesús mío, perdona nuestros pecados y líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia. Amén

Guía para rezar el Rosario

T.- Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos, líbranos Señor Dios nuestro. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

T.-¡Señor mío, Jesucristo!
Dios y Hombre verdadero,
Creador, Padre y Redentor mío; por ser Vos quien sois, Bondad infinita,
y porque os amo sobre todas las cosas,
me pesa de todo corazón de haberos ofendido;
también me pesa porque podéis castigarme con las penas del infierno.
Ayudado de vuestra divina gracia
propongo firmemente nunca más pecar, confesarme y cumplir la penitencia que me fuere impuesta.
Amén. 

Peticiones: De ser posible se ofrece el rosario por las necesidades que se estimen convenientes.

Decenas del rosario:  Se anuncia el misterio y luego se reza un Padre Nuestro y 10 Avemarías. Se finaliza el misterio con un Gloria, una jaculatoria a María y/o la Oración de Fátima. 

 

Misterios Gozosos (lunes y sábado)

I. La Anunciación del Ángel a la Virgen María

II. La Visita de María a su prima Santa Isabel

III. El Nacimiento del Hijo de Dios en Belén

IV. La Presentación de Jesús en el Templo

V. El Niño Jesús perdido y hallado al tercer día en el Templo

 

Misterios Dolorosos (martes y viernes)

I. La Oración de Jesús en el Huerto de Getsemaní

II. La Flagelación de Nuestro Señor Jesucristo

III. La Coronación de Espinas del Hijo de Dios

IV. Jesús con la Cruz a Cuestas

V. Jesús muere en la Cruz

 

Misterios Gloriosos (miércoles y domingo)

I. La Resurrección

II. La Ascensión de Nuestro Señor Jesucristo

III. La Venida del Espíritu Santo

IV. La Asunción de la Virgen María al Cielo

V. La Coronación de María Como Reina de todo lo creado.

 

Misterios Luminosos (jueves)

I. El Bautismo de Jesús en el Jordán

II. La Autorrevelación de Jesús en las Bodas de Caná

III. El Anuncio del Reino e Invitación a la Conversión

IV. La Transfiguración de Jesús

V. La Institución de la Eucaristía

 

Al terminar el 5° Misterio: 

D.- Por las intenciones del Santo Padre, rezaremos un Padre Nuestro y tres Avemarías.

D.- Padre Nuestro, que estás en el cielo...

D.- Dios te salve María, Hija de Dios Padre, en tus manos encomendamos nuestra fe para que la ilumines, llena eres de gracia..

D.- Dios te salve María, Madre de Dios Hijo, en tus manos encomendamos nuestra esperanza para que la alientes, llena eres de gracia...

D.- Dios te salve María, Esposa de Dios Espíritu Santo, en tus manos encomendamos nuestra caridad para que la inflames, llena eres de gracia...

D.- Dios te salve María, Templo y Sagrario de la Santísima Trinidad, Virgen concebida sin culpa original, llena eres de gracia...

T.- Dios te salve, Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra: Dios te salve. A ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a ti suspiramos, gimiendo y llorando en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos y, después de este destierro, muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh clementísima! ¡oh piadosa! ¡oh dulce Virgen María!

D.- Ruega por nosotros santa Madre de Dios,

T.- Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de nuestro Señor Jesucristo. Amén.

 

Letanías

Señor, ten piedad de nosotros      R/ Señor, ten piedad de nosotros
Cristo, ten piedad de nosotros       R/ Cristo, ten piedad de nosotros
Señor, ten piedad de nosotros      R/ Señor, ten piedad de nosotros
Cristo óyenos      R/ Cristo óyenos
Cristo escúchanos       R/ Cristo escúchanos

Dios Padre celestial     R/ ten piedad de nosotros
Dios Hijo redentor del mundo
Dios Espíritu Santo
Santísima Trinidad, que eres un solo Dios

Santa María                         R/  Ruega por nosotros

Santa María,
ruega por nosotros.
Santa Madre de Dios,
Santa Virgen de las Vírgenes,
Madre de Cristo,
Madre de la Iglesia,
Madre de la divina gracia,
Madre purísima,
Madre castísima,
Madre siempre virgen,
Madre inmaculada,
Madre amable,
Madre admirable,
Madre del buen consejo,
Madre del Creador,
Madre del Salvador,
Madre de misericordia,
Virgen prudentísima,
Virgen digna de veneración,
Virgen digna de alabanza,
Virgen poderosa,
Virgen clemente,
Virgen fiel,
Espejo de justicia,
Trono de la sabiduría,
Causa de nuestra alegría,
Vaso espiritual,
Vaso digno de honor,
Vaso de insigne devoción,
Rosa mística,
Torre de David,
Torre de marfil,
Casa de oro,
Arca de la Alianza,
Puerta del cielo,
Estrella de la mañana,
Salud de los enfermos,
Refugio de los pecadores,
Consoladora de los afligidos,
Auxilio de los cristianos,
Reina de los Ángeles,
Reina de los Patriarcas,
Reina de los Profetas,
Reina de los Apóstoles,
Reina de los Mártires,
Reina de los Confesores,
Reina de las Vírgenes,
Reina de todos los Santos,
Reina concebida sin pecado original,
Reina asunta a los Cielos,
Reina del Santísimo Rosario,
Reina de la familia,
Reina de la paz.

D.- Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
T.- perdónanos, Señor.

D.- Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
T.- escúchanos, Señor.

D.- Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
T.- ten misericordia de nosotros.

D.-Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios.
T.- Para que seamos dignos de las promesas de Cristo.

 

ORACIÓN.

Te rogamos nos concedas, Señor Dios nuestro,
gozar de continua salud de alma y cuerpo,
y por la gloriosa intercesión
de la bienaventurada siempre Virgen María,
vernos libres de las tristezas de la vida presente
y disfrutar de las alegrías eternas.
Por Cristo nuestro Señor.
Amén.

T.- En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

Write a comment...
0 awesome comments!
Comparte esta publicación:
0
Shares
0
Shares