15
Dom, Sep

Moniciones Viernes Santo Celebración de la Pasión del Señor, Ciclos A, B y C

Comparte esta publicación:
Moniciones Especiales
Tools
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Moniciones Viernes Santo "De la Pasión del Señor" Ciclos A, B y C

Moniciones Viernes Santo "De la Pasión del Señor"]
Ciclos A, B y C

 

MONICIÓN DE ENTRADA

Jesús, nuestro Maestro y Señor, ha sido detenido, torturado y condenado a muerte. Su amor sin reservas, su anuncio de un Dios que es Padre y que ama de un modo especial a los pecadores, su invitación a transformar el corazón y la vida, su lucha contra todo lo que oprime a las personas, lo han conducido hasta aquí. Los poderes civiles y religiosos de su tiempo no han soportado su forma de hablar y vivir. Su amigos le han dejado solo.

Nosotros, hoy, hemos acompañado a Jesús en su camino hacia la cruz. No somos mejores que los que lo condenaron. Ni somos mejores que los que lo abandonaron. Como los apóstoles y los discípulos, somos débiles y pecadores. Pero como ellos también, y gracias a su testimonio, nosotros hemos creído que de aquella cruz nace la vida. La única verdadera vida. Por eso nos reunimos en silencio para contemplar y rezar con toda nuestra fe y con todo agradecimiento.

1a Parte: Liturgia de la Palabra

OPCIÓN 1: Monición única para todas las lecturas

Las lecturas del día de hoy giran en torno a la celebración de la Cena Pascual que realizaban los judíos, misma que también celebró Jesús, a la cual le dio un nuevo sentido, tal como lo narra San Juan en su evangelio y nos lo recuerda San Pablo. Escuchemos con atención los diferentes relatos que nos ilustran esta gran celebración.

Opción 2: Moniciones para cada lectura

  • Primera lectura (Isaías 52, 13—53, 12)

La primera lectura de hoy, es una narración apasionada de los sufrimientos del siervo de Yahvé, pero también, de su exaltación. El testimonio de los Evangelios nos demuestra que esta profecía encuentra su cumplimiento en Jesucristo y en su pasión dolorosa. Escuchemos la palabra de Dios, con un corazón dispuesto y dócil a sus inspiraciones.

  • Salmo responsorial (Salmo 30)

El su abandono en la cruz, el Señor Jesucristo clamó a Dios con las palabras del salmo 30. Hoy hacemos nuestra esa plegaria, para dirigirnos al Señor. Respondamos:

  • Segunda lectura (Hebreos 4, 14-16; 5, 7-9)

La fe de la Iglesia nos enseña que el Señor Jesús, es verdadero Dios y verdadero hombre, pues se ha identificado del todo con nosotros, llegando al extremo de ofrecer su vida en obediencia al Padre, para concedernos la auténtica liberación.

  • Evangelio (Juan 18, 1—19, 42)

Con el corazón atento a la Buena Nueva de la salvación, dispongámonos a escuchar la proclamación de la Pasión del Señor según San Juan. Pero antes aclamémosle.

ORACIÓN UNIVERSAL

Monición: 

Todos los domingos, en la Eucaristía, después de escuchar la Palabra de Dios, levantamos los ojos y oramos por las necesidades de la Iglesia y del mundo entero. Hoy, después de haber escuchado la narración emocionante de la Pasión del Señor, nuestra oración quiere ser más intensa que nunca.  Oremos hermanos con todo nuestro corazón para que nadie quede fuera de la vida que nace de la cruz de Jesucristo.

1. Por la Santa Iglesia

Oremos, hermanos, por la santa Iglesia de Dios, para que el Señor le conceda la paz y la unidad, la proteja en todo el mundo y nos conceda la vida serena, para alabar a Dios Padre todo poderoso. (Pausa)

2. Por el Papa

Oremos también por nuestro santo padre el Papa Francisco, para que Dios nuestro Señor, que lo llamó de entre los obispos, lo asista y proteja para bien de la Iglesia,  como guía y pastor del pueblo santo de Dios. (Pausa)

3. Por el Pueblo de Dios y sus Ministros

Oremos también por nuestro Arzobispo N., por todos los obispos, presbíteros y diáconos, por los que ejercen algún ministerio en la Iglesia, y por todos los miembros del pueblo santo de Dios. (Pausa)

4. Por los Catecúmenos

Oremos también por los catecúmenos, para que Dios nuestro Señor les ilumine interiormente, y les comunique su amor; y para que, mediante el bautismo, se les perdonen todos sus pecados y queden incorporados a Cristo Nuestro Señor. (Pausa)

5. Por la unidad de los cristianos

Oremos también por todos aquellos hermanos nuestros que creen en Cristo, para que Dios nuestro Señor les conceda vivir sinceramente lo que profesan y se digne reunirlos para siempre en un solo rebaño, bajo un solo pastor. (Pausa)

6. Por los Judíos

Oremos también por el pueblo Judío, al que Dios se dignó hablar por medio de los profetas, para que el Señor le conceda progresar continuamente en el amor a su nombre y en fidelidad a su alianza. (Pausa)

7. Por los que no creen en Cristo

Oremos también por los que no creen en Cristo, para que, iluminados por el Espíritu Santo, puedan encontrar el camino de la salvación. (Pausa)

8. Por los que no creen en Dios

Oremos también por los que no conocen a Dios, para que obren siempre con bondad y rectitud y puedan llegar así a conocer a Dios (Pausa)

9. Por los gobernantes

Oremos también por los jefes de Estado y todos los responsables de los asuntos públicos, para que Dios nuestro Señor les inspire decisiones que promuevan el bien común, en un ambiente de paz y libertad. (Pausa)

10. Por los que se encuentran en alguna tribulación

Oremos, hermanos, a Dios Padre todopoderoso, para que libre al mundo de todas sus miserias, dé salud a los enfermos y pan a los que tienen hambre, libre a los encarcelados y haga justicia a los oprimidos, conceda seguridad a los que viajan, un pronto retorno a los que se encuentran lejos del hogar y la vida eterna a los moribundos. (Pausa)

2a Parte: Adoración de la Cruz

Monición

La cruz de Jesucristo es hoy el centro de nuestra asamblea. Por eso ahora la recibimos solemnemente y manifestamos nuestra fe y agradecimiento a nuestro salvador. Es a Jesucristo crucificado, escándalo para los judíos y locura para los paganos, a quien adoraremos; por eso, con profunda devoción, dispongámonos a participar de la segunda parte de la liturgia de hoy.

3a Parte: Sagrada Comunión

Monición

Hemos adorado a Jesucristo crucificado, ahora vamos a iniciar la tercera parte de la liturgia de hoy, en la cual nos disponemos a compartir su Cuerpo y Sangre entregados por nosotros. Pero antes, vamos a dirigirnos en oración al Señor y también expresamos el signo de la paz. Preparemos nuestro corazón para ello.


 AYÚDANOS: Comparte en tus redes sociales y déjanos tus comentarios.

Write a comment...
0 awesome comments!
Comparte esta publicación:
0
Shares
0
Shares