17
Jue, Oct

Moniciones XIII Domingo del Tiempo Ordinario Ciclo C (30 de junio de 2019)

Comparte esta publicación:
Ciclo C
Tools
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Moniciones XIII Domingo del Tiempo Ordinario Ciclo C (30 de junio de 2019)...

Moniciones XIII Domingo del Tiempo Ordinario Ciclo C
(30 de junio de 2019)

 

 También te puede interesar: Moniciones, Lecturas y Homilías para todo el año...

Monición de entrada

Buenos días (tardes, noches) queridos hermanos. Les acogemos con gozo en la casa de Dios para celebrar la Santa Eucaristía en el XIII Domingo del tiempo ordinario.

Después de habernos acercado a Jesús, Pan de Vida, el domingo pasado, ahora la liturgia nos lleva a dejarlo todo para seguirle. Hoy escucharemos en las lecturas todo lo que implica ese seguimiento.

Oírle y seguirle deseamos todos nosotros. Quizá tenga que hacernos alguna indicación sobre el camino

Dispongámonos a celebrar estos sagrados misterios entonando todos el canto de entrada. De pie...

Moniciones a las Lecturas



Opción 1: Monición única para todas las lecturas

Tanto el profeta Elías como Jesús ponen condiciones a quienes desean seguirlos. Pero las exigencias del discipulado cristiano son mucho más radicales. La carta de San Pablo a los Gálatas nos ayuda a interpretar estas exigencias en clave de liberación personal y de mayor disponibilidad para seguir a Cristo. El salmo, por su parte, nos invita a descubrir que las renuncias que implica el seguimiento conforman una senda que conduce a la vida. Atentos escuchemos este mensaje.

Opción 2: Monición para cada una de las lecturas

  • Primera Lectura (Reyes 19, 16b. 19-21)

El pasaje que leeremos hoy del primer Libro de los Reyes, pone fin al ciclo de Elías y da inicio al de Eliseo, su discípulo y sucesor, quien en el siglo IX antes de Cristo, decide dejarlo todo para dedicarse luego a hacer oír la voz de Dios al pueblo de Israel.

  • Salmo Responsorial (Salmo 15)

Con el salmo 15 cantamos la confianza puesta en Dios en momentos de tomar decisiones importantes, como la que ha tomado Eliseo, y tantos otros que se sienten llamados por Dios. La opción vocacional cambia nuestras vidas y necesita toda la ayuda divina. Por eso digamos con el salmista:  

También te puede interesar: Salmo 15 cantado

  • Segunda Lectura (Gálatas 5, 1. 13-18)

San Pablo nos llama a vivir según el mismo Espíritu Santo por el que hemos sido llamados a una vocación determinada, para actuar con libertad amando a nuestros hermanos.

  • Evangelio (Lucas 9, 51-62)

Hoy leemos un pasaje importante en el Evangelio de San Lucas. Jesús decide ir a Jerusalén, y durante los siguientes diez capítulos el evangelista nos explicará cómo va Jesús caminando hacia su hora decisiva de la muerte. Las condiciones para seguirle, Jesús mismo nos las explicará ahora...

Oración de los Fieles

Contestaremos a cada petición: Escucha, Señor, nuestra oración.  

  1. Con toda la Iglesia, supliquemos por los ministros ordenados, por los religiosos y los fieles laicos. Que con ánimo alegre puedan vivir su propia vocación y correspondan así al llamado de Dios. Oremos.
  2. Con todos los habitantes del mundo, pidamos por nuestros gobernantes. Que fieles también a su vocación y misión respondan a las necesidades que hay en cada nación y en cada pueblo. Oremos.
  3. Con todos los que prestan sus servicios en clínicas y hospitales, en cárceles y ancianatos, roguemos por los enfermos, los reclusos y los ancianos. Que sientan cercano el consuelo que viene de Dios. Oremos.
  4. Con todos los que nos formamos en la escuela del Maestro Jesús, encomendemos a nuestras familias y a quienes no han podido venir a esta celebración. Que estemos dispuestos a dejarlo todo para poderlo seguir. Oremos.

Presentación de las Ofrendas

Con las ofrendas de Pan y Vino, entreguemos también al Señor todas aquellas cosas que nos impiden seguirlo. Cantamos...

Comunión

"Me saciarás de gozo en tu presencia", hemos dicho con el salmista. Ahora vayamos a saciar nuestra hambre y nuestra sed, alimentándonos del Pan que da la Vida eterna.

Final

«El que echa mano al arado y sigue mirando atrás no vale para el reino de Dios», nos ha dicho Jesús. Vayamos ahora al mundo, a seguir las huellas del Maestro.


 AYÚDANOS compartiendo nuestras publicaciones en tus redes y comentando... Tus comentarios nos ayudan más de lo que puedas imaginar. 



Te recomendamos leer también: 


Write a comment...
0 awesome comments!
Comparte esta publicación:
0
Shares
0
Shares