Moniciones XXXI Domingo del Tiempo Ordinario Ciclo B

Comparte esta publicación:
Ciclo B
Tools
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Moniciones para el XXXI domingo del Tiempo Ordinario, ciclo B

Moniciones XXXI Domingo del Tiempo Ordinario Ciclo B

Monición de entrada

Queridos hermanos: La celebración en los primeros días de este mes de la festividad de todos los santos y el recuerdo de los difuntos nos ayuda a hacer una jerarquización de valores. ¿Qué es lo principal en la vida? ¿Qué queda después de la muerte?

Las lecturas de este Tritésimo Primer Domingo del tiempo ordinario nos invitan a poner los preceptos del Señor en el lugar que le corresponden en nuestra vida. Por eso estamos aquí, para darle a Dios el culto que primero se merece.

Comencemos cantando... De pie. 

Moniciones a las lecturas



Opción 1: Monición única para todas las lecturas

Las lecturas de hoy nos sitúan en el corazón de la espiritualidad bíblica. El evangelio y la primera lectura exhortan a vivir desde lo esencial, que se resume en un amor indiviso a Dios y al prójimo. Jesús, el sumo sacerdote de la nueva alianza, del que nos habla la carta a los hebreos, es quien llevará este mandamiento a su plenitud. El estribillo del salmo ofrece la respuesta del creyente a esa exhortación de Dios. Escuchemos muy atentos este mensaje.

Opción 2: Moniciones para cada lectura

  • Primera lectura (Deuteronomio 6, 2-6)  

El pasaje que escucharemos hoy, del libro del Deuteronomio, es una exhortación al pueblo de Israel para que sea fiel a los mandamientos de Dios. Escuchemos.

  • Salmo responsorial (Salmo 17) 

Con el salmo 17 manifestamos nuestra disposición a cumplir los mandatos de Dios. Lo haremos respondiendo:

  • Segunda lectura (Hebreos 7, 23-28) 

Después de exponer lo que tienen de común los sacerdotes del Templo con el de Cristo (lo leíamos el domingo pasado), el autor de la carta a los hebreos llega al momento culminante de su exhortación. Escuchémosla con mucha atención.

  • Evangelio (Marcos 12, 28b-34)

Entre los 365 mandamientos negativos y 248 positivos  que tenían los Israelitas, ¿habría alguno que tuviera prioridad sobre todos los demás?. Hoy escucharemos a Jesús dialogando con un escriba sobre este tema; pero primero cantemos el aleluya.

Oración de los fieles

  1. Por el papa, obispos y sacerdotes: que, a imagen de Cristo, único y eterno sacerdote, sean hombres que manifiesten su amor al pecador, llevándole hacia Dios. Oremos.
  2. Por los políticos y todos los que tienen responsabilidades de gobierno: que trabajen con honestidad, transparencia y amor a aquellos a quienes deben servir. Oremos.
  3. Por los pobres, las personas que viven solas y marginadas, los enfermos mentales y los encarcelados: que sepan que son objeto especial del amor de Dios y nosotros les manifestemos con hechos el amor al prójimo que nos pide hoy el Evangelio. Oremos. 
  4. Por todos los que nos hemos reunido hoy en la casa de Dios: que aprendamos a vivir entre nosotros el mandamiento del amor. Oremos

Presentación de las Ofrendas

Con el pan y el vino, ofrezcamos también nuestra entrega total en amor a Dios y al prójimo. Cantemos todos.

Comunión

Por amor a nosotros, Cristo se nos hace presente en el Pan y el Vino. Al comulgar, nos unimos a él y a nuestros hermanos, a quienes debemos amar como a nosotros mismos. Cantemos agradecidos por ese gran gesto.


 AYÚDANOS compartiendo nuestras publicaciones en tus redes sociales y comentando.



Te recomendamos leer también: 


Write a comment...
0 awesome comments!

Comparte esta publicación:
0
Shares
0
Shares