13
Lun, Jul

Moniciones XXII Domingo del Tiempo Ordinario Ciclo B

Comparte esta publicación:
Ciclo B
Tools
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Moniciones para el XXII domingo del Tiempo Ordinario Ciclo B

Moniciones XXII Domingo del Tiempo Ordinario Ciclo B

Monición de entrada

Queridos hermanos, les damos la más cordial de las bienvenidas a la Casa de Dios para celebrar juntos la Santa Misa dominical.

Después de habernos dejado iluminar, durante 5 domingos, por el evangelio de San Juan, hoy, en el Vigésimo Segundo Domingo del Tiempo Ordinario, retomaremos a San Marcos y comenzaremos a escuchar también a Santiago.

Ansiosos por alimentarnos por el Pan de la Palabra y la Eucaristía, comencemos con alegría la celebración de estos misterios. De pie, cantamos...

Moniciones a las lecturas 



Opción 1: Monición única para todas las lecturas

Todas las lecturas de este domingo convergen en un mismo tema: la Palabra de Dios siempre es portadora de vida y liberación para el ser humano. Según la carta de Santiago y el Salmo, no debemos limitarnos a escucharla, sino que hay que llevarla a la vida por los caminos del amor y el servicio a los demás. Escuchemos este mensaje.

Opción 2: Moniciones para cada lectura

  • Primera lectura (Deuteronomio 4, 1-2. 6-8) 

Escuchemos las recomendaciones que Moisés hace a su pueblo, antes de concluir la peregrinación por el desierto y entrar a la Tierra Prometida. Es una exhortación a la fidelidad al Señor como medio de supervivencia en una época de gran inseguridad.

  • Salmo responsorial (Salmo 14)

El salmo 14 es un canto al justo, que no se dedica a cosas extraordinarias, sino a "proceder honradamente y practicar la justicia". Responderemos todos:

  • Segunda lectura (Santiago 1, 17-18. 21b-22. 27)

Comenzamos le lectura de la carta de Santiago, que nos acompañará durante cinco domingos. Hoy recomienda Santiago que acojamos la Palabra de Dios en nuestra vida, porque es la única capaz de salvarnos, pero lo importante no es escucharla, sino llevarla a la práctica.

  • Evangelio (Marcos 7, 1-8. 14-15. 21-23)

Después del paréntesis que hemos hecho los últimos cinco domingos, leyendo el capítulo de Juan sobre el Pan de la Vida, volvemos a partir de hoy a leer al evangelista del año, san Marcos, en el que Jesús nos habla hoy sobre la verdadera pureza.

Oración de los fieles

  1. Por nuestra Iglesia, depositaria de la Palabra revelada, para que la siga difundiendo por todo el mundo. Roguemos al Señor.
  2. Por el Papa Francisco, para que sepa conducir con sabiduría a nuestra Iglesia en estos días difíciles de escándalos que sacuden el interior de la Iglesia en algunos países. Roguemos al Señor.
  3. Por nuestros gobernantes, para que legislen siempre con rectitud y actúen sin favoritismos. Roguemos.
  4. Por los que sufren las injusticias de la ley, para que la gracia de Dios les favorezca ahora y siempre. Oremos.
  5. Por nosotros, para que nos preocupemos siempre de hacer vida la Palabra escuchada. Roguemos al Señor.

Presentación de las Ofrendas

San Pablo nos ha dicho hoy que Dios, "por propia iniciativa, con la palabra de la verdad, nos engendró, para que seamos como la primicia de sus criaturas". Ofrezcámonos ahora, junto al pan y el vino, como ofrenda agradable a nuestro Creador.

Comunión

En el evangelio de hoy hemos escuchado que "nada que entre de fuera puede hacer al hombre impuro; lo que sale de dentro (del corazón) es lo que hace impuro al hombre". Con un corazón puro y dispuesto a recibir al Señor, acerquémonos a comulgar y cantamos con devoción...

Final 

Regresemos ahora a nuestros hogares a vivir la pureza que Dios nos ha pedido hoy en su Palabra.


 AYÚDANOS compartiendo nuestras publicaciones en tus redes sociales y dejándonos tus comentarios.



Te recomendamos leer también: 


Write a comment...
0 awesome comments!
Comparte esta publicación:
0
Shares
0
Shares