07
Dom, Jun

Moniciones II Domingo de Pascua o de la Divina Misericordia Ciclo B

Comparte esta publicación:
Ciclo B
Tools
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Moniciones para el II Domingo de Pascua o de la Divina Misericordia, Ciclo B

Moniciones II Domingo de Pascua
o de la Divina Misericordia, Ciclo B

Monición de Entrada

Les damos la más cordial bienvenida a esta santa misa en el II Domingo de Pascua o de la Divina Misericordia. Dentro de la Cincuentena Pascual, tiene personalidad propia esta primera semana que hoy acaba, la "octava de Pascua", que se celebra como un único día. A este mismo domingo otros le llaman "domingo de Tomás", porque, precisamente en un día domingo el Señor se aparece a sus discípulos, tal como nos lo relatará el evangelio de hoy. 

Celebremos el domingo, como la gran fiesta del Señor, con esta santa eucaristía. De pie, cantamos....

Moniciones a las lecturas 



OPCIÓN 1: Monición única para todas las lecturas

Las lecturas de hoy nos hablan del poder transformador de la fe pascual. El evangelio nos recuerda que esa fe es capaz de hacer que el grupo de los discípulos se transforme en una comunidad misionera, experiencia que se traduce en comunión de vida, como lo relata el libro de los Hechos de los Apóstoles.  Esa fe produce en nosotros un "nuevo nacimiento" para vencer al mundo, según la primera carta de San Juan. Escuchemos atentos.

Opción 2: Moniciones para cada lectura

  • Primera lectura (Hechos de los apóstoles 4, 32-35)

Escucharemos ahora una visión global de la vida de la primera comunidad cristiana, transformada por la experiencia de la resurrección de Jesús. 

  • Salmo responsorial (Salmo 117)

El salmo 117, más que comentar Ia primera lectura, sintoniza con la Pascua que estamos celebrando. Con el salmista nosotros también manifestamos nuestra alegría y nuestro gozo diciendo:

  • Segunda lectura (1 Juan 5, 1-6)

 Escuchemos ahora un texto del final de la primera carta de San Juan, en el que trata sobre varios temas de nuestra vida cristiana, como hijos de Dios.

  • Evangelio (Juan 20, 19-31)

 Por una venerable tradición, se lee cada año en este domingo el evangelio en el que Juan nos cuenta las dos apariciones del Resucitado a los apóstoles. Preparémonos con el canto del aleluya, para la escucha atenta de este relato.

Oración de los fieles

  1. Para que la Iglesia siga siendo testigo de la resurrección de Cristo para proclamarlo al mundo. Oremos.
  2. Pidamos para que nuestros gobernantes participen de la alegría de la Resurrección de Cristo y eso les lleve a hacer resurgir a los pueblos a una vida mejor. Oremos.
  3. Para que todos nos hagamos solidarios con los más necesitados de nuestra sociedad, brindándoles nuestra ayuda concreta y nuestras oraciones. Oremos.
  4. Para que nuestra comunidad parroquial sea iluminada por la alegría de la Resurrección, de tal modo que sea luz en el mundo que la rodea. Oremos. 

Presentación de las Ofrendas

"En el grupo de los creyentes todos pensaban y sentían lo mismo: lo poseían todo en común", llevemos ahora al altar las ofrendas del vino y el pan, fruto de nuestro trabajo. Cantemos.

Comunión

¡Señor mío y Dios mío! exclamamos, como Tomás, ante la presencia real de Cristo Resucitado en el Pan y el Vino. Acerquémonos a recibirle. 

Final 

Vayamos ahora a proclamar a los cuatro vientos que Cristo no está muerto, Cristo está vivo porque ha resucitado.


 AYÚDANOS compartiendo nuestras publicaciones en tus redes sociales y comentando...



Te recomendamos leer también: 


Write a comment...
0 awesome comments!
Comparte esta publicación:
0
Shares
0
Shares