17
Mar, Sep

Moniciones XII Domingo del Tiempo Ordinario Ciclo A

Comparte esta publicación:
Ciclo A
Tools
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Moniciones XII Domingo del Tiempo Ordinario Ciclo A 

Moniciones XII Domingo del Tiempo Ordinario Ciclo A

MONICIÓN DE ENTRADA 

Bienvenidos queridos hermanos a la casa de Dios. Después de las grandes solemnidades que hemos celebrado los domingos anteriores, nos reunimos nuevamente para retomar el correlativo de los domingos del tiempo ordinario. Arribamos ya al número 12 en el que la liturgia nos entrega un mensaje de esperanza y nos invita a no tener miedo, pues si estamos con Jesús, él está de nuestro lado hasta el final de los tiempos.

Disponemos todo nuestro ser, y de pie cantamos el canto de entrada para comenzar esta santa Misa...

MONICIONES A LAS LECTURAS

OPCIÓN 1: Monición única para todas las lecturas

Todas las lecturas de hoy nos hablan de un Dios que de todos nosotros, especialmente de quienes pasan por grandes dificultades. Así lo manifiesta Jeremías, alabando al Dios salvador en los momentos en que lo acechan sus enemigos. Esa misma certeza manifiesta el salmo y San Pablo. Lo confirma también Jesús en el Evangelio de San Mateo, invitándonos a no temer cuando aceche la dificultad, pues Dios, nuestro Padre, vela por nosotros. 

Atentos escuchemos esta Palabra.

Opción 2: Moniciones para cada lectura

Primera lectura (Jeremías 20, 10-13)

En medio de la persecución, Jeremías manifiesta su confianza en Dios. Se mantiene firme y sigue siendo fiel a su vocación profética, sin perder la esperanza en la ayuda de Dios. 

Salmo responsorial (Salmo 68)

El salmo 68 manifiesta la angustia del justo en medio de la hostilidad y clama el auxilio de Dios. Unámonos a esa plegaria del salmista respondiendo:

Segunda lectura (Romanos 5, 12-15)

San Pablo en su carta a los Romanos, nos hace hoy una comparación entre Adán y Jesús. Si por el primero entró el pecado, por el segundo entró la salvación y gracias a ello hemos recibido la reconciliación y la vida.

Evangelio (Mateo 10, 26-33)

En su discurso misionero, Jesús, en el Evangelio de San Mateo, ahora nos anima a no tener miedo en las persecuciones, porque él estará siempre de nuestra parte, si nosotros estamos con él. Nada ni nadie puede matarnos el alma ni la libertad interior.

Preparémonos con el canto del aleluya, para recibir con gozo el mensaje de Jesús.

ORACIÓN DE LOS FIELES

  1. Por el Papa, obispos, sacerdotes y todas las personas consagradas y misioneros que pregonan la buena nueva de salvación por el mundo, para que lo sigan haciendo con la fuerza del Espíritu Santo y la confianza de que nadie puede matar el alma. Roguemos al Señor.
  2. Por los que tienen alguna responsabilidad en el gobierno de las naciones, especialmente por el nuestro, para que luchen sin miedo por la paz y la reconciliación de los pueblos. Roguemos al Señor.
  3. Por los que sufren persecución, especialmente por nuestros hermanos cristianos que en el Medio Oriente están dando la vida por Cristo, para que la palabra que hoy se nos ha proclamado les anime en medio de la angustia. Roguemos al Señor.
  4. Por los que ahora hemos escuchado el mensaje de Jesús, para que vayamos a dar testimonio sin temor alguno ante las personas con las que a diario tenemos contacto, especialmente ante nuestros familiares. Roguemos al Señor
Write a comment...
0 awesome comments!
Comparte esta publicación:
0
Shares
0
Shares