Moniciones V Domingo del Tiempo Ordinario Ciclo A (9 de febrero de 2020)

Comparte esta publicación:
Ciclo A
Tools
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Moniciones V Domingo del Tiempo Ordinario Ciclo A (9 de febrero de 2020)

Moniciones V Domingo del Tiempo Ordinario Ciclo A
9 de febrero de 2020

 

Monición de entrada

Queridos hermanos, nos preparamos en torno al altar para compartir juntos el Banquete del Señor, en el quinto domingo del tiempo ordinario.

En esta y otras celebraciones, estamos acostumbrados al simbolismo de la luz. Hoy tenemos velas encendidas en el altar y en el Santísimo (...). En las lecturas de hoy se dirige este simbolismo a la vida misma del cristiano: es la persona del creyente la que tiene que ser luz para los demás. Esto nos lo dicen el profeta en la primera lectura y Jesús en el evangelio.

Iluminados por la luz de Cristo, y dispuestos a ser reflejo de esa luz para los demás, comenzamos poniéndonos de pie, para cantar el canto de entrada.

Moniciones a las Lecturas



Opción 1: Monición única para todas las lecturas

Ser luz para el mundo es el tema que ocupa las lecturas de hoy.  El profeta Isaías y el salmista afirman que son luz aquellos que obran la misericordia con los necesitados. Es lo mismo que el evangelista Mateo pide a los que han descubierto en las bienaventuranzas el camino de la felicidad: ser sal que da sabor en medio del mundo para que los demás puedan ver a través de ellos a Dios. Por eso mismo, para no desvirtuar el evangelio de la cruz, Pablo se presentó ante los corintios sin hacer alardes, sino desde la debilidad, aunque con la fuerza del Espíritu. Atentos escuchemos este mensaje.

Opción 2: Monición para cada una de las lecturas

  • Primera Lectura (Isaías 58, 7-10)

Desde la primera lectura de este día, el profeta Isaías nos insiste en ese simbolismo de la luz, que recalcará Jesús en el evangelio. Pero el profeta nos da una lección de cómo es que los cristianos debemos ser luz para los demás.

  • Salmo Responsorial (Salmo 111)

 El salmo 111 continúa la misma lección de la lectura que acabamos de escuchar. Para ser luz hay que hacer buenas obras. Unámonos al salmista diciendo:

  • Segunda Lectura (1 Corintios 2, 1-5)

En el texto que leemos hoy de la carta a los corintios, Pablo hace una confesión de humildad. Cuando fue a Corinto y se quedó allí evangelizando a los que iban a formar la comunidad cristiana de aquella ciudad pagana, se presentó ante los griegos sin presumir de sus propias capacidades intelectuales, sino confiando en el poder y sabiduría de Dios. 

  • Evangelio (Mateo 5, 13-16)

Inmediatamente después de la lista de bienaventuranzas, que leíamos el domingo anterior, pasa Jesús, en su sermón del monte, a hacer estas afirmaciones de hoy: nosotros, como cristianos, somos sal y luz del mundo.

Preparémonos para continuar escuchando el sermón de Jesús, cantando juntos el aleluya.

Oración de los fieles

  1. Por nuestra Santa Madre Iglesia, para que siga siendo esa luz que desde su posición ilumine al mundo. Oremos
  2. Por los gobiernos del mundo, para que luchen por erradicar la pobreza y busquen siempre el bienestar de los más necesitados. Oremos.
  3. Por los que menos oportunidades de superación tienen en el mundo, por los migrantes e indigentes, para que las lecturas de hoy nos muevan a acudir en su auxilio. Oremos.
  4. Por los que hemos escuchado este día el mensaje del Señor, para que con nuestras buenas obras seamos luz para los demás, comenzando por aquellos familiares con quienes convivimos. Oremos.

Presentación de las Ofrendas

Con el pan y el vino, presentemos al señor las intenciones de los más necesitados de nuestra sociedad, para que en su mesa también haya pan.

Comunión

Cristo, que hoy nos invita a compartir con los más necesitados, se nos ofrecen en el banquete eucarístico. Acerquémonos a recibirle.

Final

 Ahora nos corresponde ir a hacer vida la Palabra que hemos escuchado, siendo luz para iluminar a los demás con nuestras buenas obras y sal que da sabor a sus vidas. 



Te recomendamos leer también: 


Write a comment...
0 awesome comments!

Comparte esta publicación:
0
Shares
0
Shares