06
Sáb, Jun

Moniciones Solemnidad de la Ascensión del Señor Ciclo A (24 de mayo de 2020)

Comparte esta publicación:
Ciclo A
Tools
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Moniciones Solemnidad de la Ascensión del Señor Ciclo A (24 de mayo de 2020)

Moniciones Solemnidad de la Ascensión del Señor Ciclo A 
24 de mayo de 2020

Monición de entrada 

 Bienvenidos queridos hermanos. Nos encontramos de fiesta este domingo, celebrando la Solemnidad de la Ascensión de Jesús, que es como el desarrollo del acontecimiento de la Pascua, su plenitud, que todavía "madurará" más con el envío del Espíritu. Pascua, Ascensión y Pentecostés no son unos hechos aislados, sucesivos, que conmemoramos con la oportuna fiesta anual. Son un único y dinámico movimiento de salvación que ha sucedido en Cristo, nuestra Cabeza, y que se nos va comunicando en la celebración pascual de cada año.

Con la alegría de que Cristo asciende entre aclamaciones, pero que se queda con nosotros hasta el fin de los tiempos, comencemos esta santa Misa, de pie, cantando juntos el canto de entrada...

Moniciones a las lecturas



Opción 1: Monición única para todas las lecturas

Todas las lecturas de hoy iluminan el misterio de la Ascensión. Los Hechos de los Apóstoles nos narra la ascensión de Jesús a los cielos y su promesa del Espíritu Santo. El salmo se acomoda perfectamente a la fiesta y nos ayuda a entender que, subiendo al cielo, Jesús es entronizado como “rey de toda la tierra”. Este aspecto está aún mejor desarrollado en la Carta a los Efesios, donde se insiste en que la resurrección ha otorgado a Cristo la plenitud del poder junto a Dios. Precisamente lo mismo que proclama el Resucitado en el evangelio de Mateo con el envío de los discípulos y su promesa de permanecer con ellos para siempre. Con atención escuchemos.

Opción 2: Moniciones para cada lectura

  • Primera lectura (Hechos de los Apóstoles 1, 1-11)

Lucas, en el inicio del libro de los Hechos de los Apóstoles, nos narra hoy el acontecimiento que celebramos este día: La Ascensión de Jesús a los cielos. Al mismo tiempo nos dispone ya para prepararnos al cumplimiento de la promesa de Cristo, el envío del Espíritu Santo, quien nos acompañará hasta la segunda venida de Cristo.

  • Salmo responsorial (Salmo 46)

El salmo 46 no puede ser más adecuado para hoy. Invita a los pueblos a batir palmas porque "Dios asciende entre aclamaciones, el Señor, al son de trompetas". El salmista lo decía de Yahvé, con ocasión de alguna victoria. Nosotros, después de la Pascua del Señor, lo cantamos con entusiasmo confesando nuestra fe en la victoria de Cristo Jesús, diciendo toos: 

  • Segunda lectura (Efesios 1, 17-23)

El pasaje de la carta de San Pablo a los Efesios, que leemos hoy, está ciertamente bien elegido para la solemnidad que celebramos: es un himno cristológico con el que nos invita a comprender en profundidad el misterio de Cristo y la "extraordinaria grandeza del poder" que desplegó Dios en Cristo, "resucitándolo de entre los muertos y sentándolo a su derecha en el cielo.

  • Evangelio (Mateo 28, 16-20)

Ya casi al final del tiempo pascual, contemplaremos hoy la escena conclusiva del evangelio de Mateo. El Resucitado reúne a sus discípulos en Galilea y los envía a la misión universal, prometiéndoles estar con ellos hasta el final de los tiempos. Hoy está con nosotros, y nos preparamos para escuchar su palabra, cantando el aleluya.

Oración de los fieles

A Jesucristo que está delante del Padre para interceder por nosotros, presentémosle nuestra oración. 

A cada intención responderemos:  "Señor de la Gloria, escúchanos"

  1. Señor Jesús, que hiciste de tu Iglesia, Sacramento de tu presencia en el mundo, fortalécela en su tarea evangelizadora.  Oremos.
  2. Señor Jesús, que nos envías a construir una civilización nueva, concede a quienes tienen poder y responsabilidad en el orden social, los dones de la justicia y la paz. Oremos.
  3. Señor Jesús, que hiciste testigos de tu cruz y resurrección a los discípulos, concede a quienes están enfermos la esperanza del consuelo poderoso del Espíritu Santo. Oremos.
  4. Señor Jesús, que prometiste la fuerza de lo alto a quienes creyeran y esperaran en ti, ayúdanos a confiar en tus promesas y a obrar de acuerdo al mandamiento nuevo del amor. Oremos.
  5. Señor Jesús, que fuiste alabado en el templo por tus mismos discípulos, concédenos crecer en la alegría y en la esperanza cristianas. Oremos.

Presentación de las ofrendas

Hoy llevemos al altar, no solo las ofrendas de pan y vino, sino también nuestro compromiso con el anuncio del Evangelio a aquellos que no conocen a Dios.

Comunión

"Y sabed que yo estoy con vosotros todos los días" es la promesa de Jesús en el Evangelio de hoy. Y Él está presente en la Santa Eucaristía. Acerquémonos a recibirle cantando. 

Final

"Id y haced discípulos de todos los pueblos" —dice el Señor—; por eso vayamos al mundo ahora a cumplir nuestra la misión que a cada uno de nosotros corresponde.


Fuente: Aldazábal, José, Enséñame tus caminos 8 - Los Domingos Ciclo A, Centro de Pastoral Litúrgica, Barcelona, 2004; La Casa de la Biblia, Tú tienes palabras de vida - Lectura Creyente de los Evangelios Dominicales Ciclo A, Editorial Verbo Divino, 2010; Bartolomé, Juan J., El Corazón de la Palabra Ciclo A, Editorial CCS

 

AYÚDANOS compartiendo nuestras publicaciones en tus redes y comentando...



Te recomendamos leer también: 


Write a comment...
0 awesome comments!
Comparte esta publicación:
0
Shares
0
Shares