23
Mié, Oct

Moniciones IV Domingo del Tiempo Ordinario Ciclo A 

Comparte esta publicación:
Ciclo A
Tools
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Moniciones IV Domingo del Tiempo Ordinario Ciclo A

Moniciones IV Domingo del Tiempo Ordinario Ciclo A 

 

Monición de entrada

Bienvenidos hermanos a la casa del Señor. Estamos ya en el cuarto domingo del tiempo ordinario, al que bien podríamos llamar "Domingo de las bienaventuranzas", pues ahora Jesús comienza el sermón en la montaña, del que estaremos escuchando parte en los siguientes domingos. Las lecturas de hoy exaltan la figura del humilde y sencillo.

Con humildad y sencillez, comencemos poniéndonos de pie, para entonar juntos el canto de entrada y celebrar estos santos misterios.

Moniciones a las lecturas

OPCIÓN 1: Monición única para todas las lecturas

La opción preferencial de Dios por el pobre y el humilde  resaltan hoy en la palabra que escucharemos a continuación, desde la primera lectura hasta el evangelio. Como los discípulos en la montaña se dispusieron a escuchar el sermón de Jesús,nos preparamos con mucha atención también nosotros a escuchar la palabra que hoy nos será dirigida.

Opción 2: Moniciones para cada lectura

Primera lectura (Sofonías 2, 3; 3, 12-13)

Con la profecía de Sofonías vemos con claridad cómo la primera lectura se ha seleccionado para anticipar ya de alguna manera, desde el AT (en el siglo VII A.C.)  la enseñanza de Jesús en el evangelio: esta vez es la predilección de Dios por los pobres y humildes.

Salmo responsorial (Salmo 145)

El salmo 145 habla de cómo Dios prefiere y protege a las personas que pueden reflejar todos los males y debilidades del mundo: los oprimidos, los hambrientos, los cautivos, los ciegos, los que se doblan, los peregrinos, los justos, los huérfanos y viudas. Mientras que "trastorna el camino de los malvados"

Segunda lectura (1 Corintios 1, 26-31)

Coincide bastante también la segunda lectura que vamos a leer, con el mismo tema que las otras dos: el elogio de la humildad. Las divisiones y cismas de la comunidad de Corinto, de las que hablaba Pablo en la lectura del domingo pasado, tienen su raíz normalmente en el orgullo, en nuestra tendencia a sentirnos superiores a los demás.

Evangelio (Mateo 5, 1-12a)

Escucharemos ahora el sermón de la montaña, que es el primero de los grandes "discursos" de Jesús que nos trae san Mateo, llamado "la carta magna del cristianismo", y que empieza con la página de hoy, la lista de las bienaventuranzas, una de las más conocidas del evangelio, resumen catequético de muchos momentos de enseñanza de Jesús.

Así como los discípulos se le acercaron a Jesús para escuchar ese sermón, hoy nos acercamos nosotros también para escuchar atentamente. Nos preparamos cantando el aleluya.

ORACIÓN DE LOS FIELES

  1. Para que, con la opción preferencial por los pobres, la iglesia siga llenando de esperanza a los más desprotegidos de nuestra sociedad. Oremos.
  2. Por los gobiernos del mundo, para que juntos busquen el progreso de aquellos pueblos subdesarrollados y que viven en la extrema pobreza. Oremos.
  3. Por los más necesitados de nuestra sociedad, para que experimenten el consuelo y auxilio de Dios, que mira con especial cuidado al más débil. Oremos.
  4. Por esta asamblea eucarística, para que nuestra vida cristiana transcurra según el querer del Evangelio y seamos solidarios con nuestros hermanos, compartiendo nuestros bienes. Oremos.
Write a comment...
0 awesome comments!
Comparte esta publicación:
0
Shares
0
Shares