15
Dom, Dic

Lecturas y Comentarios Miércoles XIV Semana Tiempo Ordinario Año Impar

Comparte esta publicación:
Tiempo Ordinario Año Impar
Tools
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Lecturas y comentarios para el miércoles 14ª Semana Tiempo Ordinario Año Impar...

Lecturas y Comentarios
Miércoles 14ª Semana Tiempo Ordinario

Años impares 

PRIMERA LECTURA

Lectura del libro del Génesis 41, 55-57; 42, 5-7.1 7-24a

En aquellos días, llegó el hambre a todo Egipto, y el pueblo reclamaba pan al Faraón; el Faraón decía a los egipcios:

—«Dirigíos a José y haced lo que él os diga».

Cuando el hambre cubrió toda la tierra, José abrió los graneros y repartió raciones a los egipcios, mientras arreciaba el hambre en Egipto.

Y de todos los países venían a Egipto a comprarle a José, porque el hambre arreciaba en toda la tierra.

Los hijos de Jacob fueron entre otros a comprar grano, pues había hambre en Canaán.

José mandaba en el país y distribuía las raciones a todo el mundo.

Vinieron, pues, los hermanos de José y se postraron ante él, rostro en tierra. Al ver a sus hermanos, José los reconoció, pero él no se dio a conocer, sino que les habló duramente:

—«¿De dónde venís?».

Contestaron:

—«De tierra de Canaán, a comprar provisiones».

Y los hizo detener durante tres días.

Al tercer día les dijo:

—«Yo temo a Dios, por eso haréis lo siguiente, y salvaréis la vida: si sois gente honrada, uno de vosotros quedará aquí encarcelado, y los demás irán a llevar víveres a vuestras familias hambrientas; después me traeréis a vuestro hermano menor; así probaréis que habéis dicho la verdad, y no moriréis».

Ellos aceptaron, y se decían:

—«Estamos pagando el delito contra nuestro hermano, cuando le veíamos suplicarnos angustiado y no le hicimos caso; por eso nos sucede esta desgracia».

Intervino Rubén:

—«¿No os lo decía yo: "No pequéis contra el muchacho", y no me hicisteis caso? Ahora nos piden cuentas de su sangre».

Ellos no sabían que José les entendía, pues había usado intérprete.

Él se retiró y lloró; después volvió a ellos.

Palabra de Dios.

 

Salmo responsorial: Salmo 32, 2-3. 10-11. 18-19

R. Que tu misericordia, Señor, venga sobre nosotros, como lo esperamos de ti.

Dad gracias al Señor con la cítara,
tocad en su honor el arpa de diez cuerdas;
cantadle un cántico nuevo,
acompañando los vítores con bordones. R.

El Señor deshace los planes de las naciones,
frustra los proyectos de los pueblos;
pero el plan del Señor subsiste por siempre,
los proyectos de su corazón, de edad en edad. R.

Los ojos del Señor están puestos en sus fieles,
en los que esperan en su misericordia,
para librar sus vidas de la muerte
y a reanimarlos en tiempo de hambre. R. 

EVANGELIO

cruzLectura del santo evangelio según san Mateo 10, 1-7

En aquel tiempo, Jesús llamando a sus doce discípulos, les dio autoridad para expulsar espíritus inmundos y curar toda enfermedad y dolencia.

Éstos son los nombres de los doce apóstoles: el primero, Simón, llamado Pedro, y su hermano Andrés; Santiago el Zebedeo, y su hermano Juan; Felipe y Bartolomé, Tomás y Mateo, el publicano; Santiago el Alfeo, y Tadeo; Simón el Celote, y Judas Iscariote, el que lo entregó.

A estos doce los envió Jesús con estas instrucciones:

—«No vayáis a tierra de gentiles, ni entréis en las ciudades de Samaria, sino id a las ovejas descarriadas de Israel.

Id y proclamad que el reino de los cielos está cerca».

Palabra del Señor.

 

Comentando las lecturas de hoy...

 

La Misión de Jesús necesita colaboradores

Ayer veíamos que Jesús es un hombre de Palabra y Acción y que se conmovía al ver a Israel como un rebaño sin pastor. Ahora no solo siente esa compasión sino que elige y envía a sus discípulos para que prediquen. La Palabra y la acción de Jesús queda asociada a los suyos para que la continúen y extiendan.

Dios tendrá otros medios, y seguramente más eficaces, para hacer llegar su mensaje al mundo entero, pero quiso que los hombres asumiéramos ese compromiso. Y así fue llamando uno a uno a sus discípulos, no un grupo selecto y exclusivo que reuniera requisitos inalcanzables para cualquier persona. Pescadores, cobradores de impuestos... como tú, como yo. Hombres comunes, del pueblo, para prepararles y asignarles una gran misión, la de continuar su obra salvadora.

También hoy Jesús sigue preocupado por tantos pueblos que están como ovejas sin pastor y requiere operarios, hombres y mujeres valientes, capaces de continuar con esa obra salvadora y convertirse en colaboradores suyos. El llamado ahora es para ti, y los nombres de los doce del Evangelio de hoy deben ser sustituidos por el de cada uno de nosotros. Y no necesariamente hay que hacerse sacerdote, religioso o religiosa. Desde cualquier vocación podemos hacer que esa obra redentora de Cristo se prolongue y llegue hasta donde sea posible. En nuestro mismo vecindario conocemos a más de una persona que necesita de Dios y ahí está nuestro territorio para recorrerlo y anunciar la Buena Nueva de salvación. Ahí en nuestro mismo círculo familiar o laboral debe haber una persona necesitada de Dios y hoy es cuándo Dios necesita de tí para enviarte.

¿Te arriesgas ahora? La decisión es tuya!

 

******

¿Qué te dicen a tí las lecturas de hoy? Si puedes y lo deseas, compártelo con un comentario.

 

 

Write a comment...
0 awesome comments!
Comparte esta publicación:
0
Shares
0
Shares