29
Mar, Sep

Lecturas y Comentarios, Miércoles XII Semana Tiempo Ordinario Año Impar

Comparte esta publicación:
Tiempo Ordinario Año Impar
Tools
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Lecturas para el miércoles 12ª Semana Tiempo Ordinario Año Impar...

Lecturas y Comentarios
Miércoles 12ª Semana Tiempo Ordinario

Años impares

 

PRIMERA LECTURA 

Lectura del libro del Génesis 15, 1-12. 17-18

En aquellos días, Abrán recibió en una visión la palabra del Señor:

—«No temas, Abrán, yo soy tu escudo, y tu paga será abundante».

Abrán contestó:

—«Señor, ¿de qué me sirven tus dones, si soy estéril, y Eliezer de Damasco será el amo de mi casa?».

Y añadió:

—«No me has dado hijos, y un criado de casa me heredará».

La palabra del Señor le respondió:

—«No te heredará ése, sino uno salido de tus entrañas».

Y el Señor lo sacó afuera y le dijo:

—«Mira el cielo; cuenta las estrellas, si puedes».

Y añadió:

—«Así será tu descendencia».

Abrán creyó al Señor, y se le contó en su haber.

El Señor le dijo:

—«Yo soy el Señor, que te sacó de Ur de los Caldeos, para darte en posesión esta tierra».

Él replicó:

—«Señor Dios, ¿cómo sabré que yo voy a poseerla?».

Respondió el Señor:

—«Tráeme una ternera de tres años, una cabra de tres años, un carnero de tres años, una tórtola y un pichón».

Abrán los trajo y los cortó por el medio, colocando cada mitad frente a la otra, pero no descuartizó las aves. Los buitres bajaban a los cadáveres, y Abrán los espantaba.

Cuando iba a ponerse el sol, un sueño profundo invadió a Abrán, y un terror intenso y oscuro cayó sobre él.

El sol se puso, y vino la oscuridad; una humareda de horno y una antorcha ardiendo pasaban entre los miembros descuartizados.

Aquel día el Señor hizo alianza con Abrán en estos términos:

—«A tus descendientes les daré esta tierra, desde el río de Egipto al Gran Río Éufrates».

Palabra de Dios. 

Salmo responsorial: Salmo 104, 1-2. 3-4. 6-7. 8-9 

R. El Señor se acuerda de su alianza eternamente.

Dad gracias al Señor, invocad su nombre,
dad a conocer sus hazañas a los pueblos.
Cantadle al son de instrumentos,
hablad de sus maravillas. R.

Gloriaos de su nombre santo,
que se alegren los que buscan al Señor.
Recurrid al Señor y a su poder,
buscad continuamente su rostro. R.

¡Estirpe de Abrahán, su siervo;
hijos de Jacob, su elegido!
El Señor es nuestro Dios,
él gobierna toda la tierra. R.

Se acuerda de su alianza eternamente,
de la palabra dada, por mil generaciones;
de la alianza sellada con Abrahán,
del juramento hecho a Isaac. R.  

EVANGELIO

cruzLectura del santo evangelio según san Mateo 7, 15-20

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:

—«Cuidado con los falsos profetas; se acercan con piel de oveja, pero por dentro son lobos rapaces.

Por sus frutos los conoceréis. A ver, ¿acaso se cosechan uvas de las zarzas o higos de los cardos? Los árboles sanos dan frutos buenos; los árboles dañados dan frutos malos. Un árbol sano no puede dar frutos malos, ni un árbol dañado dar frutos buenos. El árbol que no da fruto bueno se tala y se echa al fuego. Es decir, que por sus frutos los conoceréis».

Palabra del Señor.

 

Comentando las lecturas de hoy

 

En el Evangelio de hoy, Jesús nos hace una seria advertencia sobre los falso profetas, sí, de esos que siempre han existido, desde el principio del cristianismo y con los que San Pablo también se encontró y tuvo que advertir de igual manera a sus seguidores para que tuvieran mucho cuidado, porque predicaban un evangelio incompleto, como sucede en nuestros tiempos. 



Descubrir a esos falsos profetas es muy fácil, solo hay que revisar sus frutos. Si vemos desde nuestra Iglesia Católica hacia afuera, advertimos fácilmente una gama muy amplia de doctrinas que están muy lejos de parecerse al Evangelio que nos dejó Jesús. Sin ir tan lejos, en los últimos días se ha difundido mucho el famoso Evangelio de la Prosperidad, una forma conveniente de interpretar el Evangelio, a la que se han adherido muchos pastores que buscan su propia prosperidad valiéndose de la ingenuidad o ignorancia del pueblo sediento de una vida mejor, sometiendo a tanta gente a realizar "pactos" con Dios, y el resto ustedes lo saben mejor... vaya que sí son buenos frutos los que producen estos "profetas", ¿o no?. No hace falta una gran lupa para descubrir la farsa y el interés que detrás de ellos se esconde.

Cuando Jesús envió a los 72 discípulos a una misión, les dio instrucciones muy claras, y una de ellas fue "Cuando entren en una ciudad y sean bien recibidos, coman lo que les sirvan" (Lc 10, 8).  ¿Han escuchado ustedes de algunos "profetas" protestantes o algunos diz que predicadores católicos, que cuando hacen un contrato para ir a un evento religioso a una comunidad, dentro de sus cláusulas incluyen cierto tipo de comida que deben servirles y la clase de "hotel" en el que se les debe hospedar?. Por sus frutos los conoceréis... la Palabra de hoy es muy clara!. Mientras Jesús les pidió a sus discípulos que no llevaran ni monedero ni bolsón (Cf Lc 10, 4), estos "profetas" del Evangelio de la prosperidad viajan en aviones privados de lujo... por sus frutos los conoceréis!

Y si por sus frutos se conoce al profeta, por sus frutos se conoce también al buen cristiano, al buen católico, al buen padre de familia, al buen... busquemos dentro de nuestra Iglesia, porque también podemos estar actuando como falsos profetas si los frutos que estamos dando no son los que Jesús quisiera. En la vida de todo cristiano debe haber una clara coherencia entre la vida interior y la exterior. Si hay incoherencias, eso se llama hipocresía, se llama "falso profeta"; y hay que tener mucho cuidado porque podría haber por ahí más de algún lobo vestido de oveja. Puede haber por ahí más de algún Sinvergüenza vestido de sacerdote, religioso, monja, líder en la Iglesia, en una comunidad o grupo. O cualquier cristiano que aparenta ser muy "cristiano" pero que sus frutos son totalmente anticristianos. ¿Acaso no habrá alguien por ahí a quien en su casa le han dicho que de nada le sirve ir a la Iglesia? Por sus frutos los conoceréis...

Si por sus frutos sabemos qué tipo de árbol tenemos frente a nosotros, por las obras que realizamos sabremos también qué tipo de cristianos somos. ¿Cuáles son los frutos que estamos dando? ¿Qué tenemos de buenos y falsos profetas?


Y a tí, ¿Qué te dice la Palabra de Dios en las lecturas de hoy? Déjanos tu comentario y evangeliza compartiendo esta publicación en tus redes sociales

 

Write a comment...
0 awesome comments!
Comparte esta publicación:
0
Shares
0
Shares