Homilía Solemnidad Corpus Christi (28 de mayo de 1978)

Comparte esta publicación:
Ciclo A
Tools
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Homilía de San Oscar Arnulfo Romero, Solemnidad de Corpus Christi, 28 de mayo de 1978...

 

 Homilía Solemnidad Corpus Christi
(28 de mayo de 1978)

 

Deuteronomio 8, 2-3. 14 b-16a
1 Corintios 10, 16-17
Juan 6, 51-59

Queridos hermanos:

La fiesta de Corpus

El jueves de esta semana era la fecha propia para celebrar el Corpus en el calendario oficial y mundial de la Iglesia; pero los Obispos de El Salvador, como los episcopados de otros países, han pedido el permiso a la Santa Sede de trasladar estas fiestas muy importantes del Señor, al domingo siguiente, a fin de que todos los que asisten a misa el domingo y no pueden asistir entre semana, disfruten el precioso mensaje de esas fiestas litúrgicas.

Esta fiesta litúrgica, pues, que se ha trasladado a este domingo, se llama la Fiesta del Cuerpo y de la Sangre del Señor. Lo que ordinariamente decíamos: la fiesta de Corpus, palabra latina que significa el cuerpo. Siendo, pues, hoy la fiesta del Cuerpo y de la Sangre del Señor, vamos a llamar a esta homilía con este titulo: Cristo, el pan vivo que da vida al mundo. Porque eso es la Eucaristía.

La eucaristia

¿Qué es la Eucaristía? Es el sacramento o misterio de la presencia de Cristo bajo las apariencias del pan y el vino. Sacramento es un signo sensible que puede caer bajo el dominio de nuestros sentidos, como es el pan y el vino que lo palpamos, lo saboreamos. Nuestros sentidos captan la realidad de un signo, pero luego viene la fe y descubre un elemento interior, lo significado por ese signo. Así como cuando vemos que sale humo detrás de una pared, sólo vemos el humo; es el signo pero luego el conocimiento dice: allá hay fuego, allá se está quemando algo. La realidad es el fuego, el signo es el humo; así también el signo es el pan y el vino. El gusto, el oído, los sentidos -dice Santo Tomas- perciben sabor de pan y sabor de vino, pero tu fe cree firmemente que en ese sabor de pan y de vino ya no está presente lo que los filósofos llaman la substancia, es decir, lo que le da subsistencia a ese pan, a esos sabores, sino que sólo han quedado las cosas accidentales pero que lo substancial se ha transformado en la presencia verdadera del Señor; el cuerpo y la sangre del Señor, son la realidad que se oculta, que se encierra en ese signo visible.

Por eso, cuando el sacerdote consagra el cuerpo y la sangre del Señor, se realiza lo que en teología se llama la transubstanciación, quiere decir, que en vez de la substancia de la subsistencia del pan y del vino, se ha colocado en su lugar la presencia real de Cristo, y Cristo queda en verdadera, real, sustancialmente presente en esa hostia que sigue teniendo sabor de pan, en ese cáliz que sigue teniendo sabor de vino, pero que ya no se trata como pan y como vino sino que ya está presente el Señor. Este es el misterio que celebramos hoy.

Y ojalá, queridos hermanos, que al hacer estas reflexiones a la luz de la Palabra de Dios, nuestra fe en la Eucaristía crezca esta mañana y que nuestra asistencia a misa no sea simplemente un acto rutinario. No venir por costumbre, no venir por curiosidad, sino venir verdaderamente movidos porque venimos cada domingo a encontrarnos con el gran misterio de la presencia del Señor. Y cuando salgamos de misa, ojalá como Moisés cuando bajaba del Sinaí, que hasta su rostro sensiblemente se había transformado en luminoso porque había estado en la presencia del Señor.

Yo les suplico, que pongan todo empeño, a pesar de que allá afuera se empeñan en turbarnos nuestra tranquilidad, que reflexionemos en que de verdad cada domingo tenemos esa dicha. Y a eso nos convencen las tres lecturas de hoy.

Cristo, el pan vivo que da vida al mundo

La primera lectura del Viejo Testamento prefigura en las intervenciones de Dios, a través de la peregrinación del desierto, la realidad que en el cristianismo vivimos: la Eucaristía. Ya está presagiada en aquella histórica peregrinación del desierto. La segunda idea será esta: esa prefiguración, esa profecía del Viejo Testamento se realiza plenamente en Cristo, presente en la hostia. Y de eso nos habla la segunda lectura y sobre todo el evangelio de San Juan.

Y en tercer lugar, el tercer pensamiento que sacamos de estas lecturas, es que esta Eucaristía que nos ha congregado y nos congrega siempre a los cristianos, es el alimento y la fuerza de cohesión de esta comunidad que se llama la Iglesia.

Y al hablar de esta comunidad que es nuestra Iglesia en San Salvador, mencionaré los hechos históricos por donde va pasando la peregrinación en esta semana, así como el peregrino de Israel atravesaba esas circunstancias históricas durante cuarenta años.

Las intervenciones de Dios a través de la peregrinación del desierto, prefiguran la eucaristía

En primer lugar, el capítulo 8 del Deuteronomio, de donde está tomada la primera lectura, es un momento solemne en la historia del Exodo. Moisés, después de hacer la alianza entre Dios y el pueblo, allá en el Monte Oreb, peregrinó cuarenta años por el desierto. Y ya nos encontramos en otra montaña: El Moab. Y desde El Moab, Moisés le recuerda a su pueblo las tentaciones, las dificultades que ha atravesado durante cuarenta años y mirando al futuro ya para entrar a la tierra prometida, le exhorta a ser fiel a ese Dios que les ha acompañado.

Este es el momento solemne en que Moisés viendo hacia atrás el largo recorrido del Exodo, mira hacia el futuro de la historia de Israel y allí es donde se manifiesta en esta nueva alianza del Viejo Testamento, el recuerdo de las tentaciones y las razones por qué Dios tentaba al pueblo; y, finalmente, las intervenciones de Dios en favor de ese pueblo.

a) Las tentaciones

Moisés le recuerda al pueblo cómo ha salido de una esclavitud. Era esclavo del Faraón, era un pueblo sometido a las humillaciones y ese pueblo sometido a la esclavitud es sacado por Moisés gracias a intervenciones divinas: las ocho plagas de Egipto para convencer al Faraón -que así son los tiranos, cuesta convencerlos- hasta que llega el máximo castigo de la muerte de los primogénitos de Egipto entonces si sale el pueblo y comienza una peregrinación bien difícil. Allí le recuerda ahora en las lecturas, Moisés, al pueblo; "Recuerdan cuando sintieron hambre y ustedes hasta blasfemaban y suspiraban por volver a comer las cebollas de Egipto". Como que les parecía mejor la esclavitud. Qué le costó a Moisés convencer a un pueblo que va, precisamente, hacia su liberación, pero que le duele sufrir las condiciones de esa liberación.

Recuerden también, les dice Moisés, la sed que sintieron y como también ustedes pusieron a prueba al mismo Dios cuando casi blasfemaban contra Él: "¿Para qué nos sacaste de Egipto? ¿Para que muriéramos de sed en el desierto?" Y recuerdan sobre todo, el duro desierto por donde han pasado ¡qué sequedad, sin una gota de agua! ¡qué alimañas del desierto: alacranes, serpientes! ¡qué difícil ha sido todo ésto, son las tentaciones, las dificultades de la peregrinación!

¿POR QUE LO PERMITE DIOS?

Y Moisés les da una razón a estos peregrinos que ya han pasado esa tribulación. "¿Por qué permitió Dios todo esto? -les dice-. Para afligirte, para ponerte a prueba, para conocer tus intenciones a ver si eres fiel a sus preceptos. Hermanos, no olvidemos esta palabra de hoy, es la respuesta a muchas inconformidades, a las situaciones difíciles de la historia. Como Moisés preguntémonos cuando hay tribulaciones en la sociedad, cuando nos encontramos como en estos días como en un callejón sin salida, ¿por qué lo permite Dios? Y Moisés les recuerda al pueblo; para afligirte, para ponerte a prueba, para conocer tus intenciones. Son las dificultades, las piedras de toque en que se conoce el oro fino de los verdaderos hombres, de los verdaderos cristianos. Así como también es en esas circunstancias cuando los hombres blasfeman, cuando los hombres critican contra Dios y su reino, contra Moisés que los guía y prefieren vivir en sus comodidades aunque sea como esclavos.

¡Qué cuesta comprender que las pruebas de Dios, las dificultades del camino, son las monedas con que se compra la libertad, la dignidad, la alegría de ser libres! "Y recuerden -les dice Moisés finalmente- que esas pruebas con esas intenciones divinas, fueron aminoradas, fueron al fin un recuerdo del que Dios vino a protegernos también". Y entonces les recuerda Moisés cómo los sacó de Egipto. Es una realidad, ya salimos de aquella esclavitud y cómo cuando en el desierto sufríamos la angustia de la soledad, de la intemperie, el hambre, la sed, allí estaba Dios con nosotros.

b) Presencia de Dios bajo signos sacramentales

Y aquí vienen los preciosos signos sacramentales. Miren cómo se bosqueja ya la presencia de Dios bajo signos sacramentales. Moisés les menciona cuatro: El primero, la nube que los defendía del sol. Cuenta el Exodo que una nube en la que Dios iba, refrescaba los ardores de aquel sol del desierto.

Les recuerda Moisés: cuando teníamos hambre, amaneció junto a nuestros campamentos una cosa misteriosa que hizo preguntar en hebreo a los israelitas "¿Manu?", que quiere decir "¿qué es esto?" El maná es un interrogante, un alimento misterioso que Dios mandaba a nuestra hambre. El maná un signo sacramental.

Y cuando nos moríamos de sed Dios me mandó golpear con la vara misteriosa la roca, y de la piedra salió agua en la que apacentaron su sed todos ustedes y hasta los animales que traíamos. Y según una leyenda de los rabinos, aquella piedra iba siempre acompañando al pueblo peregrino, y cada vez que había sed, Moisés golpeaba la roca y brotaba el agua. Era signo también sacramental de una presencia de Dios en medio del pueblo.

Y el otro signo es el mar. El mar se abre de par en par para dejar pasar al pueblo que va de su cautiverio, mientras que al pasar Israel, se cierra otra vez sobre los ejércitos de Egipto que perecen mientras Moisés canta al otro lado: "¡Cantemos al Señor que ha hecho maravillas, ha liberado a su pueblo!"

Aquí ven las señales sacramentales. Lo que importa para la Biblia no es la nube ni el maná ni el mar ni la roca, lo que importa es algo más grande: la presencia de Dios. Y por eso, el Deuteronomio comenta la palabra que Cristo usó también en sus tentaciones del desierto. "Para que aprendieras que no sólo de pan vive el hombre sino de toda palabra que sale de la boca de Dios." Este texto es clásico en la Biblia, tan clásico que aquí se expresa toda la teología de la Palabra de Dios. Cuando el lector en este ambón lee la Biblia, termina diciendo: Palabra de Dios. Y Moisés en este lugar, al narrar la protección de Dios en el hambre de los israelitas haciendo llover mana, pan misterioso, es cuando dijo esa palabra: ."Ya ven que no sólo de pan vive el hombre." No sólo las comidas de Egipto, no sólo las comidas que amasamos con nuestras manos, Dios tiene una palabra creadora, una palabra que hace brotar pan y que podría convertir en pan las piedras del desierto. Una palabra omnipotente, una palabra que cuando se hace persona divina, es el Hijo de Dios, el Verbo, la Palabra que se encarna y es Jesucristo.

Esto es lo que interesa, que en esos sacramentos está la palabra omnipotente encerrada de Dios.

La prefiguración Eucarística del Antiguo Testamento se realiza plenamente en Cristo, presente en la hostia.

Por eso, el segundo pensamiento lo saco de la segunda lectura. San Pablo, escribiéndole a los corintios trata de explicarles precisamente lo que Moisés predicaba a Israel. Pero Moisés no conoció a Cristo más que en promesas, Pablo tampoco conoció personalmente a Cristo porque lo perseguía; pero ya convertido ha descubierto quién es Cristo. Y en su preciosa epístola a los Corintios dice: Yo les voy a contar lo que he recibido de aquellos que tuvieron la dicha de comer y beber y platicar y andar con Él: que Él inventó este sacramento, que el pan se convierte en su cuerpo y el vino en su sangre. Y todo esto que pasó Moisés con su pueblo, cuando atravesó el desierto, sucedía en figura; figura, preanuncio, profecía, promesa. Ahora en cambio, los cristianos ya tenemos el cumplimiento de esa promesa y de esa profecía.

Y aquí San Pablo nos enseña que, sobre todo, en los dos signos del desierto: la piedra, que hace brotar agua Dios, y el hambre que queda saciada con el maná, están los dos signos prefigurativos de este gran sacramento que es la Eucaristía, en el pan y el vino de nuestras misas que ya la celebraba San Pablo.

Enseñanza paulina sobre la celebración eucarística

Pablo vivió unos treinta años después de Cristo; escribia esta página. Tengan en cuenta ésto: Treinta años después que Cristo celebró la Eucaristía, Pablo escribe con el recuerdo tan fresco que nos enseña, que ya desde los primeros tiempos los cristianos, como este domingo 28 de mayo de 1978, se reunían. Naturalmente no había templos pero ya había seguidores de Cristo. Y Pablo les enseña a aquellas comunidades qué es lo que sucede cuando nos reunimos a celebrar la Eucaristía.

Nos alimentamos con la palabra de Dios

En primer lugar, nos alimentamos con la palabra de Dios. La Eucaristía siempre se celebró después de una lectura de la Biblia y de una homilía en la cual el apóstol, el obispo, el sacerdote preparaba el espíritu para luego celebrar esa palabra que se hace presencia de Dios: la Eucaristía.

Y han escuchado en la carta de San Pablo hoy, cómo está evidente la presencia de Cristo en la hostia. "El cáliz de nuestra acción de gracias", dice la lectura de hoy. "Ese cáliz ¿no nos une acaso a todos en la sangre de Cristo?" ¡En la sangre de Cristo! "Y el pan que partimos, la hostia de trigo ¿no nos une a todos en el cuerpo de Cristo?" Qué palabras más evidentes de que ya San Pablo enseña la sangre, el cuerpo de nuestro Señor Jesucristo. Tan presente, que San Pablo en ese capitulo que hemos leído, nada más un pasaje -yo los invito como siempre a leer entero el capítulo 10 y el capítulo 11 de la primera carta de San Pablo a los Corintios- donde describe maravillosamente lo que es la misa.

Dice que aquellos Corintios que se habían convertido del paganismo, de adorar falsos dioses, que antes ofrecían sacrificios a los ídolos y que después de ser cristianos y asistir a misa querían volver a participar de aquellos sacrificios, cometían una horrenda idolatría. ¿Por qué? Porque el que ha comido de la carne de Cristo que se ofreció en la Eucaristía, es participación de la vida de Cristo, porque Cristo está presente allí. Y que después de eso, ir a participar del altar idolátrico, es también hacerse participante de los ídolos; y como los ídolos son dioses falsos inspirados por el demonio, comer carne sacrificada a los ídolos es sentarse a la mesa del diablo, dice San Pablo.

Qué preciosa aplicación podíamos hacer, hermanos. Hoy no existen aquellos ídolos de los corintios: de oro, figuras de animales, de mujer, de estrellas, de soles, pero hoy existen otros ídolos que tantas veces los hemos denunciado. Y un cristiano que se alimenta en la comunión eucarística donde su fe le dice que se une a la vida de Cristo, ¿cómo puede vivir idólatra del dinero? ¿idólatra del poder? ¿idólatra de sí mismo, el egoísmo? ¿Cómo puede ser idólatra un cristiano que comulga? Pues, queridos hermanos, hay muchos que comulgan y son idólatras. Y en nuestro siglo XX, en este mismo año, San Pablo podía repetir a muchos cristianos de San Salvador y de las comunidades que están meditando esta palabra, si de verdad creen que Cristo está presente y se unen con Él en el momento de la comunión. ¿cómo es posible que después vivan tan inmorales, tan egoístas, tan injustos, tan idólatras? ¿Cómo es posible que pongan más su confianza en las cosas de la tierra que en el poder de Cristo que se hace presente en el gran sacrificio?

Presencia de la vida de Cristo que trae del Padre

Esta presencia de Cristo sigámosla analizando en las lecturas de hoy. Para Cristo mismo en el Evangelio, es una presencia de su vida que trae del Padre. Así como yo vivo por el Padre -hay una corriente de vida entre Dios Padre y Dios Hijo que soy yo- así, todo aquel que come esta Eucaristía, vive por mí. ¡Que maravilla la de la Eucaristía!

Fuerza liberadora

Cuando vayamos a comulgar hoy, oigamos esta palabra de Cristo: En este momento, tú que recibes la hostia consagrada, te estás alimentando de mi misma vida y esta vida mía la recibo del Padre. De modo que el Padre, Yo y tú somos una sola vida. Y así como para venir a comulgar y hacerse digno de esta vida divina tuviste que purificarte de tus pecados, liberarse de tus pecados, mi presencia eucarística es la gran fuerza liberadora.

No lo olvidemos, queridos hermanos, hoy cuando hay tantas fuerzas que luchan por la liberación temporal de los hombres, nuestra liberación cristiana parte de aquí: de la Eucaristía de la fuerza redentora de Cristo. Una liberación que ante todo quiere vernos libres del pecado. Si no hay libertad del pecado, si un hombre no se ha identificado con la fuerza divina de Cristo que lo une al Padre, al Creador, no puede ser un liberador eficaz. Por eso la Iglesia identifica su liberación, sus denuncias, sus anuncios, desde esta perspectiva de fe de la vida de Dios. Y si un cristiano mutila esta liberación y prescinde de estar en gracia de Dios y de vivir la comunión con Cristo, no es un liberador cristiano.

Aspecto sacerdotal

En esta presencia de Cristo hay otro aspecto, un aspecto sacerdotal. Cristo se hace presente en la hostia como sacerdote de la humanidad. Lean por ejemplo el Apocalipsis o la Carta a los Hebreos, qué preciosas descripciones del culto que Cristo, en nombre de toda la humanidad, tributa al Padre. ¿Desde dónde está Cristo ejerciendo su sacerdocio aquí en la tierra? Desde allí, de la Eucaristía. Es precisamente esa hostia consagrada de nuestra Misa la que une al pueblo peregrinante que todavía va entre la sequedad del desierto, entre las serpientes y los alacranes del desierto del Exodo, pero va peregrino de la tierra prometida y al altar de nuestra misa como que se asoma el Cristo glorioso con nuestros hermanos que ya están en la tierra prometida.

¡Qué hermosa es la misa, sobre todo cuando se celebra con una Catedral llena como la de nuestros domingos, o cuando se celebra también humilde en las ermitas de los cantones, con una gente llena de fe que sabe que Cristo, el Rey de la gloria, el Sacerdote eterno, está recogiendo todo lo que le traemos de la semana: penas, fracasos, esperanzas, proyectos, alegrías, tristezas, dolores! Cuántas cosas le trae cada uno de ustedes, hermanos, en su misa dominical. Y el Eterno Sacerdote las recogen en sus manos y por medio del sacerdote, hombre que celebra, las eleva al Padre. ¡Es el fruto del trabajo de toda esta gente! Unido a mi sacrificio presente en este altar, esta gente se diviniza y ahora sale de la Catedral a seguir trabajando, a seguir luchando, a seguir sufriendo, pero siempre unida con el Eterno Sacerdote que queda presente en la Eucaristía para que lo sepamos encontrar el otro domingo también.

Hermosa la misa como sacrificio, no inventado por los hombres sino presencia inventada por Cristo, tal como nos lo enseñan las lecturas de hoy.

Alimento

Está allá también como alimento y como comunión. Cristo es alimento. Más les dice Cristo a los que lo escuchaban en Cafarnaún, el precioso capítulo 6º de San Juan, aquel sermón que Cristo pronunció después de la multiplicación de los panes, cuando la muchedumbre lo buscaba para hacerlo rey. Cristo les dice: "No me busquen por el pan que perece. Yo soy el pan que da la vida eterna." Yo les ofrezco la verdadera vida; la que tendrán para ser eficaz en su trabajo, el político, el sociólogo, el empresario, el profesional, el estudiante, el jornalero, Yo les doy la verdadera vida. Yo soy el pan que ha bajado del cielo, el que come de este pan vivirá eternamente.

Cristo tuvo mucho cuidado de no ser mal entendido porque había mucho sentido de antropofagia cuando le preguntaron: ¿Cómo podemos comer su carne? No somos antropófagos, no comemos gente. Cristo les dice: No me entiendan así. Yo soy el pan vivo, Yo voy a resucitar, Yo voy a transformar este cuerpo mortal en un cuerpo espiritual, Yo voy a estar presente en las comunidades cristianas no repartiendo así, físicamente carne de hombre, sino dándoles mi cuerpo, pero no un cuerpo entendido así materialmente, con ojos meramente de carne, es un cuerpo espiritual, es el misterio del cuerpo místico. Pero es cierto que cuando recibimos la hostia, recibimos a Cristo. Todo entero, dice el catecismo, glorioso como está en el cielo. Cristo resucitado, Cristo vida, Cristo pan vivo que desciende del cielo. Éste es el que nos alimenta en este sentido haciéndonos verdadera comunidad.

La Eucaristía, alimento y fuerza de cohesion de la comunidad

Y ya estoy tocando el último punto de esta reflexión. Cristo es el alimento y la fuerza que da cohesión a nuestra comunidad.

El cuerpo y sangre de Cristo, fuerza de unidad

Dice San Pablo en la lectura segunda hoy: "El pan es uno y así nosotros, aunque somos muchos, formamos un solo cuerpo porque comemos todos del mismo pan." ¡Qué preciosa evocación de la unidad de los cristianos! Nuestra unidad, queridos hermanos, no se basa en ideales de la tierra. Si ya en esta tierra los hombres cuando logran exponer bien un ideal y preguntan ¿quién me quiere seguir para realizarlo?, siguen muchos ese ideal, pero viven de un ideal a veces de un hombre, y cuando ese hombre o ese ideal desaparecen, o es traicionado, todo se desbarata. Pero Cristo puso una fuerza mucho más vigorosa, una fuerza divina que nadie la puede destruir: su cuerpo y su sangre, su presencia de resucitado, su vida de Dios. Dichoso el pueblo que llega a tener fe y a descubrir que Cristo es su razón de ser. En Cristo pone toda su esperanza y comulga. Y todos los que vamos a comulgar esta mañana sentiremos esta realidad. Aunque somos muchos y tal vez ni nos conocemos, venimos de distintos rumbos, vivimos en rincones y en lugares muy apartados, sin embargo, somos un sólo cuerpo porque nos alimentarnos de un mismo pan.

Los antiguos gozaban mucho en esta comparación. Decían que así como los granitos de trigo recogidos de las diversas montañas, amasados hacían un solo pan que luego se convertía en un sólo Cristo; así, también los hombres, recogidos de diversos países, de diversas razas, de diversas categorías, no somos mas que granitos de trigo; y recogidos en nuestra fe, amasados en el amor y en la esperanza, unidos a Cristo-Eucaristía, ya no somos dispersos, ya somos un solo pueblo de Dios alimentado con la presencia del Señor.

Los cristianos en el mundo han de ser lo que es el agua en el cuerpo

Y esta presencia la llega a traducir para los hombres de hoy y precisamente para ustedes los laicos, los que no son sacerdotes ni religiosos, ustedes señores y señoras, casados; ustedes profesionales; ustedes que viven en el mundo, oigan este texto del Concilio Vaticano II a los laicos. Lumen Gentium 38. "Cada laico debe ser ante el mundo un testigo de la resurrección y de la vida del Señor Jesús y una señal del Dios vivo. Todos juntos, y cada uno de por sí, deben alimentar al mundo con frutos espirituales y difundir en él, el espíritu de que están animados a aquellos pobres mansos y pacíficos que el evangelio llama bienaventurados. En una palabra -concluye el Concilio citando un texto de los primeros siglos del cristianismo- lo que es el alma en el cuerpo, esto han de ser los cristianos en el mundo."

Hermanos, hoy van a salir ustedes de la Catedral con la fe iluminada por la presencia de Cristo en nuestro altar, y los que han comulgado van a salir también repletos del Espíritu de Cristo. ¿Cuándo será el día en que todos los que vienen a misa están tan unidos a Dios, tan lejos del pecado, de las pasiones, de las locuras de la tierra, que se identifican tanto con Dios, que al salir de la Catedral o de la Iglesia parroquias o donde quiera que se celebra la Eucaristía, van a ser en el mundo almas del mundo, a poner fermento de Eucaristía en la familia, en la profesión, en el trabajo, en la vida social? Nos faltan muchos cristianos de esos, que vivan de verdad la Eucaristía.

El Corpus viene a recordar precisamente nuestro deber de este punto de fe. Si creemos de verdad que Cristo, en la Eucaristía de nuestra Iglesia, es el pan vivo que alimenta al mundo, y que yo soy el instrumento como cristiano que creo y recibo esa hostia y la debo llevar al mundo, tengo la responsabilidad de ser fermento de la sociedad, de transformar este mundo tan feo. Eso sí sería cambiar el rostro de la patria, cuando de veras inyectáramos la vida de Cristo en nuestra sociedad, en nuestras leyes, en nuestra política, en todas las relaciones. ¿Quién lo va a hacer? ¡Ustedes! Si no lo hacen ustedes los cristianos salvadoreños, no esperen que El Salvador se componga. Sólo El Salvador será fermentado en la vida divina, en el reino de Dios, si de verdad los cristianos de El Salvador se proponen a no vivir una fe tan lánguida, una fe tan miedosa, una fe tan tímida; sino que de verdad como decía aquel santo -creo que San Juan Crisóstomo-: "Cuando comulgas, recibes fuego; debías de salir respirando la alegría, la fortaleza de transformar el mundo."

Hermanos, ojalá que la comunión de este Corpus de verdad sea para transformarnos en fuerza de Dios.

Hechos de la semana

Y ahora sí, siendo que esta es la vida de nuestra comunidad, yo quiero pasar brevemente una revista por esta comunidad que vive de esta Eucaristía.

Hechos eclesiales

Y me da mucho gusto haber recibido de comunidades lejanas telegramas como este de Las Flores de Chalatenango: "celebramos Corpus solemnísimo, concurridísimo. Varias peregrinaciones pidiendo Dios lluvia. Gran demostración de fe, amor hacia Santísimo Sacramento". Hemos tenido noticia del, fervor de la Eucaristía en los pueblos y yo mismo he sido testigo.

Esta semana, el Seminario celebró también su Corpus el jueves. Y celebraron deteniendo la procesión del Santísimo en varios altares donde los jóvenes desarrollaron estos pensamientos: "La Eucaristía, vida de Dios en nosotros", "Pan de fraternidad", "Alianza nueva", "Sacrificio- Sacramento", "Pan de los pobres", "Compromiso social". He citado esto, hermanos, para que se vea qué es lo que se enseña en el Seminario. Esta, la fe que esos futuros sacerdotes han de ir a predicar. Y hay que decirlo muy claro cuando hay tendencias tan criminales para decir que el Seminario es una escuela de guerrilleros. El Seminario es escuela de apóstoles donde hay que llevar a predicar esta gran verdad de que nuestra fuerza está en Cristo. Y ésta semana han tenido una vivencia muy hermosa en esa educación cristiana.

Yo también he visitado otras comunidades, donde en torno del altar de la misa hemos vivido el fervor de aquellas comunidades. No es cierto, hermanos, que se está muriendo la fe. Hoy, más que nunca, se vive una Eucaristía, un compromiso con Cristo que no es beatería ni tradiciones superficiales.

Por ejemplo, el 16 de mayo, yo celebré la Virgen de los Desamparados, en el Cantón El Zonte de Chiltiupán. ¡Qué fervor el de aquella comunidad!

Yo celebré el 23 de mayo la Eucaristía en El Carmen de Cuscatlán, bendiciendo un templo renovado y saludando allí un testimonio de lo que es un sacerdocio fiel hasta la vejez. El querido Padre Miguel Rodríguez, rodeado de jóvenes sacerdotes y de otros, ofrecía al Señor con qué alegría un templo y con qué respeto y cariño acogía con su pueblo al Obispo, que junto con el pueblo ofrece al Señor una Eucaristía sabiendo que éste es el centro y la fuerza de una unidad. Yo quiero agradecer sobre todo a los maestros y alumnos, a la juventud y a las asociaciones cristianas, a los del comité de la parroquia, por ese esfuerzo de mantener siempre entusiasta la fe eucarística.

También celebré en la parroquia de María Auxiliadora el 24 de mayo. Y he disfrutado aquel espíritu de Don Bosco que compaginó en su corazón de santo estos tres grandes amores que él llamaba las tres blancuras. La blancura eucarística, cuánta comunión, qué fervor eucarístico el de aquella Iglesia. La blancura de la Virgen, bajo el título de María Auxiliadora, qué imán más poderoso para atraer la Santísima Virgen María, sobre todo, cuando en la mañana celebraban miles de jóvenes, asistiendo y alimentándose con la Eucaristía en honor a la Virgen María Auxiliadora. Y la blancura del Papa, la fidelidad al Papa es también un signo de nuestro catolicismo, estamos también tratando de vivirlo lo más intensamente posible.

Y siempre en esta línea eucarística, yo quiero recordarles que el primero de cada mes, y por tanto en esta misma semana, a las 5 de la tarde, siempre es Corpus en la linda capilla del Hospital de la Divina Providencia donde se celebra una hora santa de expiación por las necesidades de nuestra Arquidiócesis y del mundo. Yo les invito, el primero de junio a las 5 de la tarde, en la capilla del Hospital de la Divina Providencia.

Y en la blancura del Papa, queridos hermanos, también quiero invitar a la Diócesis entera a que nos preparemos a celebrar como verdadera fiesta de Iglesia, el día del Papa. El día del Papa es el día en que coronan al Pontífice que reina en ese tiempo. Nuestro Papa, Pablo VI, fue coronado el 30 de junio. Ya desde ahora les aviso que todas las parroquias y todas las comunidades han de ser invitadas y son ya. Vayan preparando una participación entusiasta en la celebración del día del Papa que será el 30 de junio. Ya iremos dando más detalles.

En el amor a Cristo se destaca esta semana, y lo aviso a la comunidad que cree en Cristo, la fiesta del Sagrado Corazón de Jesús. Ya saben que en San Salvador tenemos un monumento de nuestra devoción al Corazón de Jesús, es la Basílica del Sagrado Corazón allí en la Calle Arce, donde el viernes 2 de junio a las 6 de la tarde, vamos a celebrar la Eucaristía. Ojalá veamos llena aquella gran Iglesia de la Basílica para celebrar en honor del Sacratísimo Corazón de Jesús.

Y también en honor de la Virgen, la blancura inmaculada de María, nos invita esta mañana a las 10'30, a todos los legionarios de María en la Basílica para celebrar la reunión anual que se llama ACIES de la Legión.

Y por mi parte, hermanos, yo invito a toda la comunidad de la Arquidiócesis a rendir un homenaje de clausura del mes de mayo, el miércoles de esta semana, 31 de mayo en la misa de 12, aquí en Catedral, para honrar a la Virgen con una corona de fervor en este mayo que yo sé que se ha distinguido en muchas comunidades cristianas. El amor a la Virgen, la devoción a Nuestra Señora, está muy lejos de pasar de moda, es una devoción cada vez más fresca, más tierna y lo vamos a demostrar entonces el próximo miércoles.

Esta Iglesia que está viviendo estas vivencias tan bellas, tan animadoras, es el Israel de Dios -así lo llama San Pablo- el Israel espiritual, el pueblo de Dios, que al mismo tiempo va pasando por el sequedal del desierto, por las tentaciones del hambre y de la sed, por las pruebas de la vida.

Hechos de la vida civil

Y así tenemos también que señalar nuestro camino a través del mundo. Los tres secuestros, en misterioso silencio. Unido a los reclamos, también manifestaciones de reclamo de otras agrupaciones.

Ha sido una semana también de difamaciones muy mal tendenciosas. Quiero repudiar los ataques contra mi hermano en el episcopado, Mons. Aparicio. También quiero hacerme solidario repudiando las sospechas tendenciosas vertidas contra ciertos sacerdotes que trabajan en comunión conmigo.

Y también, lamentar la tortura de que fue objeto el P. Francisco Mejía Alvarado y otros atropellos causados en el convento de Cinquera por parte de la Guardia Nacional. Allá se evocaba que el Padre ya no era cura porque estaba suspendido. Quiero decirles que un sacerdote, aun cuando esté suspendido, mantiene su carácter sacerdotal y que la suspensión es una pena disciplinaria que depende de la responsabilidad de su propio Obispo. Pidamos a Dios para que pronto se resuelva este problema de nuestra hermana diócesis de San Vicente; pero los sacerdotes son sacerdotes y los guardias que tocaron al P. Francisco quedan excomulgados porque todo aquel que pone manos violentas en un sacerdote, cae por el mismo hecho en excomunión.

También otra noticia tendenciosa, del joven Estefan Turcios, a quien se señala como seminarista ya próximo a la ordenación y que ha sido sorprendido en actos terroristas o subversivos. Ya hemos declarado que fue seminarista hasta 1972 y que lo que con él se está cometiendo es una injusticia sea o no sea seminarista, porque se le capturó el 14 de abril mientras recogía ayuda para damnificados de San Pedro Perulapán. Eso era lo que andaba haciendo. Y se le dejó en prisión hasta casi un mes cuando se le pasó a los tribunales, torturado bárbaramente. Los mismos periódicos publicaron que necesitaba 10 días de curación. Esta es la verdad.

La publicación de ORDEN contra el terrorismo, es difamatoria contra la Iglesia. Y queremos repetir que la Iglesia, por señalar las raíces de nuestros males y por defender los derechos de los hombres, no es terrorista ni está en connivencia con terroristas sino que simplemente está cumpliendo su deber evangélico. Y aquellos grupos que quieran manipular a la Iglesia, sean para difamarla o sea para ampararse en ella, están abusando de la misión de la Iglesia. La misión de la Iglesia puede coincidir con los reclamos de justicia que hacen otras agrupaciones pero que son independientes de la vida de la Iglesia. La perspectiva de justicia de la Iglesia es desde la luz del Evangelio. Y yo quiero recordar a todas las agrupaciones, a todos los grupos políticos, subversivos o también gubernamentales, que no manejen la Iglesia para sus fines, que mantengan el respeto a la autonomía de la perspectiva evangélica de la Iglesia.

El señalamiento de la Iglesia acerca de la causa de nuestros males, me da mucho gusto verla coincidir con unas palabras del mismo Señor Embajador de Estados Unidos, en su discurso a los rotarios en esta semana, cuando dice esto: "Si el cambio ha de venir, es prudente que tratemos de canalizarlo de una manera positiva y constructiva. Simplemente con resistirlo no se logra nada positivo. Una resistencia inmutable al cambio inevitable, trae consigo el riesgo de portarlo a resultados violentos y destructivos. Cuando esto sucede, todos salimos perdiendo". Estamos de acuerdo con el Señor Embajador y ésta es la posición de la Iglesia: que si señala la necesidad de cambios es porque hay muchos sordos que no quieren oír la necesidad del cambio. Pero que el cambio, que es necesario, no se va a hacer "aguantándola" o diciendo "esperen", y mucho menos con fuerzas represivas, que la violencia llama violencia. Sino, como dice el Señor Embajador, constructivamente.

Por eso queremos también hacernos solidarios, al mismo tiempo que agradecemos el apoyo de la Universidad Centroamericana, hacer nuestro este llamamiento. Un llamamiento a todos los profesionales, instituciones culturales, asociaciones civiles y comunales para que realicen una seria reflexión sobre el compromiso social y moral que tenemos, de no aceptar por irracional y anti-humana la institucionalización del uso de la fuerza; y aunemos esfuerzos para contribuir a la solución de los problemas del país.

Pensamiento que nos lleva al altar

Terminamos, hermanos, donde quería terminar precisamente después de mencionar, como Moisés, por donde hemos pasado esta semana, ¡por qué sequedales del desierto, entre escorpiones y culebras! Pero Dios va con nosotros, la presencia de la Eucaristía.

Vamos a celebrar nuestra Misa con aquel amor y confianza conque el pueblo de Israel vio al mismo tiempo que sentía hambre, que sentía sed, que sentía el sol del desierto, la desesperación, a veces, la tentación de blasfemar, la duda contra Dios. Puede ser natural en nosotros también todo eso, pero siempre oigamos a la Iglesia en el signo de la protección de Dios, de la roca que echa agua, del pan que Dios da por milagro, del mar que se abre, de la nube que cubre y, sobre todo, de nuestra Eucaristía, pan y vino que nos da la presencia de Cristo. Celebremos, digo, nuestro Corpus renovando en nosotros la confianza de esta Iglesia que no se va a apoyar en las fuerzas de la tierra, en las idolatrías, sino en la fuerza del Señor que no nos defraudará en nuestra confianza.

Con estos sentimientos de Corpus, invito a toda la comunidad: hagan lo posible de venir a las 4 de la tarde para tributar honores muy especiales a Nuestro Señor, presente en el Santísimo Sacramento.

De pie por favor. Creemos en un solo Dios...


Apóyanos compartiendo y comentando nuestras publicaciones en tus redes sociales


Te recomendamos leer también: 


Write a comment...
0 awesome comments!

Comparte esta publicación:
0
Shares
0
Shares