17
Lun, Jun

Oh Señor envía tu Espíritu (Salmo 103)

Comparte esta publicación:
Salmos
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Salmo 104 (103) Oh Señor Envía tu Espíritu, propio para la primera lectura de la Vigilia Pascual y Pentecostés

 

Salmo 104 (103) Oh Señor Envía tu Espíritu, propio para la primera lectura de la Vigilia Pascual... En respuesta a la primera lectura, este salmo clama al Espíritu Santo para que venga a renovar la faz de la tierra. Y qué súplica más adecuada para nuestros tiempos, en que el mundo se desquebraja, en que las barreras se extienden y los gritos de guerra resuenan abundantes por todas partes. En esta noche Santa clamamos la misericordia del Señor, que hizo el cielo y la tierra, para que venga a recrear a la naturaleza sumergida en las tinieblas de un pecado que avanza cada vez más veloz en nuestra sociedad. La luz de Cristo Resucitado brille en las tinieblas, en el corazón de todos los hombres y nos haga cada vez más humanos, merecedores del sacrificio del mismo Dios en el calvario por nuestra redención. Que al entonar este salmo en nuestros templos, resuene unánime el clamor del pueblo de Dios, pidiendo al Padre Todopoderoso, que renueve la faz de la tierra!.
;



Oh Señor envía tu Espíritu

Salmo 104(103) 1ª Lectura Vigilia Pascual y Pentecostés

Em                   Am            Em   D
¡Oh Señor! Envía tu Espíritu  _
             G            C               Em  B7  Em
que renueve la faz de la tiee-rra.

e                        D               G
¡Oh Señor! que mi alma te bendiga
     Bbm               Em
Oh Dios! Tú eres Grande,
      D                 C        Em B7 Em
vestido de esplendor y belle-e-eza.

Sobre el agua construyes tus moradas
¡oh Dios! en las alturas
y en las alas del viento Tú caminas.

Es el viento quién lleva tus mensajes
¡Oh Dios! por los espacios
y tienes un esclavo en el fuego.

Con los frutos que vienen de la tierra
¡Oh Dios! nos alimentas
Tú haces germinar el pan nuestro.

De tu amor esperando están los hombres
¡Oh Dios!, el alimento;
Tú abres la mano y los sacias

Les envías el soplo de tu boca
¡Oh Dios! y son creados;
renuevas la faz de la tierra.

Write a comment...
0 awesome comments!
Comparte esta publicación:
0
Shares
0
Shares