23
Mar, Jul

El Profeta (a Monseñor Romero, con acordes y vídeo)

Comparte esta publicación:
Varios
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El Profeta: canto a Monseñor Oscar Arnulfo Romero, del grupo Yolocamba Ita,  con acordes y vídeo

Por esta tierra del hambre, El Salvador, hundida en la desesperación por la situación política, agudizada cada vez más en la época de los 80´s, surge la voz de un profeta, identificado plenamente con la causa de los pobres, que con su Evangelio en la mano, sembró esperanza en el pueblo salvadoreño.

Nacido en un humilde pueblo del Oriente de El Salvador, desde niño consagró su vida a Dios y se entregó hasta la muerte, como Cristo y a su ejemplo, predicó la verdad sin temor a la muerte. El profeta anuncia y denuncia. Monseñor Romero anunció el Evangelio y denunció a la luz de las mismas Sagradas Escrituras, las injusticias que se cometían en contra de los más desprotegidos de El Salvador en la década de los 80´s.

La historia no callará, y por eso también la cantamos!

 

El Profeta

G                            D

Por esta tierra del hambre

                              Em

Yo vi pasar a un viajero

                                 C+ D

Humilde manso y sincero

                            G

Valientemente profeta.

                                      D

Que se enfrentó a los tiranos

                            Em

Para acusarles el crimen

                               C

De asesinar a su hermano

       D                 Em

pa’ defender a los ricos.

 

Em                     D                     G + D

PODRAN MATAR AL PROFETA

                      Em                 G             Em

PERO SU VOZ DE JUSTICIA NO    --

                              D             G                D

Y LE IMPONDRAN EL SILENCIO      --

                                              Em

PERO LA HISTORIA NO CALLARA

                             D             G                D

Y LE IMPONDRAN EL SILENCIO      --

                                              Em

PERO LA HISTORIA NO CALLARA

 

Con su evangelio en la mano

Monseñor Romero quiso

Hacer justicia y la hizo

Pero no gustó al villano.

Porque su voz fue el aliento

Que defendió al campesino

Iluminando el camino

La libertad de este pueblo.

Su pecado fue querer

Que los obreros comieran

Que un padre nuestro tuvieran

Para rezarlo comiendo.

Cuando Dios no hace justicia

Porque no entienden los ricos

De los pobres sale el grito

Que aprendieron del Profeta.

Su muerte no es coincidencia

Deben temblar los tiranos

Son ellos los que en sus manos

Llevan la mancha del crimen.

Y toda la oligarquía

Torpes de tanta demencia

Han firmado su sentencia

Comienza ya su agonía.

 

 

Write a comment...
0 awesome comments!
Comparte esta publicación:
0
Shares
0
Shares