María, la Madre Buena (Kairoi, con acordes y vídeo)

Comparte esta publicación:
Marianos
Tools
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

María, la Madre buena, un cando a nuestra Madre Santísima, con acordes y vídeo, del grupo Kairoi...

María, la Madre Buena, un cando del grupo Kairoi que les ofrecemos aquí a ustedes con acordes y vídeo.

Al escuchar y meditar la profundidad de la letra de este canto, se advierte la necesidad de haber sentido primero a María como una Madre, para poder expresarle estas frases como una poesía dirigida a quien desde nuestra infancia nos guía en el caminar. La última estrofa se vuelve una súplica dulce, muy dulce, de un hijo de María, sin importar la edad, que como un niño suplica a su Madre, a esa Madre tan buena, que nunca le abandone por los caminos de esta vida.

Ir de la mano de María, esa Madre Buena, por ser mujer de fe, será quien nos ayude con su intercesión y presencia protectora, para mantener siempre viva nuestra fe aún en las noches más oscuras de nuestra vida.

Hermanos cantores, ministerios de alabanza, gocemos este precioso canto y transmitamos esa alegría de sentirnos hijos de una Madre tan Buena.




María, la Madre Buena (Kairoi)

 

            MI-                               LA-
Tantas cosas en la vida nos ofrecen plenitud
        RE                                            SOL
y no son más que mentiras que desgastan la inquietud.
             MI-                                        LA-
Tú has llenado mi existencia al quererme de verdad,
        DO                                         MI- (SI7)
yo quisiera, Madre buena, amarte más.

En silencio escuchabas la palabra de Jesús,
y la hacías pan de vida meditada en tu interior.
La semilla que ha caído ya germina y está en flor.
Con el corazón en fiesta cantaré.


SOL     LA-   DO     SOL RE
AVE MARÍA, AVE MARÍA,
SOL     LA-   DO    SOL RE SOL
AVE MARÍA, AVE MARÍA.


Desde que yo era muy niño has estado junto a mí,
y guiado de tu mano aprendí a decir sí. 
Al calor de la esperanza nunca se enfrió mi fe,
y en la noche más oscura fuiste luz.

No me dejes, Madre mía, ven conmigo a caminar.
Quiero compartir mi vida y crear fraternidad.
Muchas cosas en nosotros son el fruto de tu amor.
La plegaria más sencilla cantaré



Te recomendamos leer también: 


Write a comment...
0 awesome comments!

 

Comparte esta publicación:

 

0
Shares
0
Shares